ÚLTIMA HORA
El PDeCAT apoya levantar la "suspensión" de la independencia si se aplica el artículo 155

El peregrinaje de los Príncipes

Don Felipe y doña Letizia recorren a buen paso los doce kilómetros del tramo final del Camino de Santiago y animan a quienes puedan a seguir su ejemplo

14.05.2010 | 11:05

Santiago, Carmen VILLAR

Si bien hacían un poco de trampa, porque no llevaban mochila, los Príncipes de Asturias demostraron ayer que están en plena forma y que, si sólo hacen un tramo del Camino de Santiago, es por falta de tiempo. La pareja real recorrió los 12,3 kilómetros que separan la parroquia de San Paio, a la altura del aeropuerto de Lavacolla, del corazón de la ciudad compostelana, la plaza de A Quintana, en dos horas, a pesar de varias paradas por el camino.

Tanto al alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, como al resto de los integrantes de la comitiva de los Príncipes les costó, a unos más que a otros, seguir el paso enérgico marcado por don Felipe y doña Letizia, pero el resultado mereció la pena.

Si don Felipe participaba hace unos meses en la inauguración del Año Santo en la otra punta de la ruta, en Roncesvalles, ayer apuntaba al corazón del Camino: la catedral de Santiago, adonde llegó junto al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; el secretario de Estado de Turismo, Joan Mesquida, y otros representantes institucionales.

El objetivo de su visita quedó muy claro durante su breve intercambio de impresiones con la prensa: invitar a seguir su ejemplo. «Animo a todo el que pueda a que venga a hacer un tramo del Camino, que es muy largo y hay mucho donde elegir». No contento con eso, el Príncipe insistió en su consejo: «Que tengan un tiempo reservado para visitar al Apóstol en Santiago».

Precisamente eso, cumpliendo con el rito del tradicional abrazo, fue lo primero que hizo el heredero de la Corona al pisar la basílica. También al patrón de Galicia se dirigió don Felipe cuando expresó la petición que le haría: «Que siga atendiéndonos, cuidándonos y protegiéndonos» en «estos tiempos difíciles que vivimos todos».

Aunque tras las palabras del Príncipe se intuía su preocupación por la crisis actual, no se olvidó del lado más luminoso. Así, indicó que aprovecharía su visita al santo para transmitirle el agradecimiento por la victoria del Atlético de Madrid en la Europa League, la antes conocida como Copa de la Uefa, un hecho que, recalcó, le proporcionó una gran alegría. «Que un equipo español llegue a una final y la gane es una alegría para todos», subrayó.

Al igual que otros romeros, los Príncipes remataron la jornada encaminándose a la calle del Franco, conocida porque sus innumerables restaurantes y tabernas. Después de caminar, cualquier peregrino lo sabe, hay que reponer fuerzas, el broche final de un día que los Príncipes calificaron de «maravilloso».

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine