01 de mayo de 2012
01.05.2012

Medio millón más para Ricardi

La justicia duplica la indemnización de 555.000 euros concedida a un andaluz que pasó 13 años preso por dos violaciones que no había cometido

01.03.2012 | 04:37

Madrid / Cádiz / Oviedo,


Agencias


Casi medio millón más y los intereses correspondientes. Eso es lo que la Audiencia Nacional ha decidido incrementar la indemnización inicial de 555.000 euros concedida a un vecino de El Puerto de Santa María (Cádiz), Rafael Ricardi, por pasar casi 13 años en la cárcel penando por dos violaciones que no había cometido.


El caso del ex recluso fue ampliamente difundido en octubre de 2010, cuando el Consejo de Estado le otorgó la primera indemnización. Ahora, un año y cuatro meses después, la Audiencia Nacional decide elevar esa cantidad a un millón de euros. Una decisión que, además, llega a las pocas semanas de que la Audiencia Provincial de Cádiz condenara a 200 años de cárcel a dos hombres acusados de una decena de violaciones y agresiones sexuales cometidas en la Bahía de Cádiz entre 1995 y 2000, una de las cuales fue imputada por error precisamente a Ricardi.


Además, en su sentencia, la Sección Tercera de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional pide que se ponga en conocimiento del fiscal una «posible causa de incapacidad» de Rafael Ricardi, cuya situación «puede exigir atender a la protección de su persona y de su patrimonio», ya que «hoy en día» su estado psiquiátrico «responde a una edad mental de 8 años, prácticamente una demencia», informa «Efe».


Sin embargo, el fallo sólo estima parcialmente el recurso que los abogados de Ricardi interpusieron contra la primera indemnización concedida a su cliente. Y es que, para la Audiencia, «gran parte» de la patología psicológica-psiquiátrica de Ricardi, que padece «un grave cuadro ansioso depresivo», no tiene una relación causal con su ingreso en prisión. Éste tuvo «una influencia negativa», pero «no determinante», opina el tribunal.


La sentencia tampoco estima que la estancia en prisión, por unos delitos que no cometió, durante 4.630 días (12 años, ocho meses y ocho días), influyera en el arraigo laboral de Ricardi, puesto que antes de ser encarcelado éste «vivía de una pequeña pensión, de lo que obtenía de gorrilla y de mendigar», ni afectara a su situación familiar, ya que «tenía unas relaciones familiares claramente desestructuradas».


La abogada de Ricardi, Antonia Alba, consideró en declaraciones a «Efe» que la resolución judicial supone «un logro importante», ya que, aunque no se acepta su petición -diez millones de indemnización-, «se acerca más a la Justicia en la que Ricardi ha creído durante todo este tiempo».


Los abogados de Ricardi afirman que el ex preso expresó su «alegría» al enterarse de la decisión de la Audiencia Nacional, pero añaden que, como él ha dicho muchas veces, «ninguna indemnización merece la pesadilla» de su estancia en prisión, «tras ser injustamente condenado por una sentencia errónea».


Ricardi, que sufre una minusvalía que le impide trabajar, fue condenado en 1996 por dos delitos de violación a 36 años de prisión de los que resultó finalmente absuelto en 2009, después de que nuevas pruebas de ADN determinaran que los restos hallados en las ropas de las víctimas no eran suyos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine