01 de mayo de 2012
01.05.2012

«Poco a poco voy tirando, pero tengo pesadillas de noche, eso no se quita»

01.03.2012 | 04:37

Madrid, Agencias


En octubre de 2010, al saber que el Consejo de Estado le había concedido 555.000 euros de indemnización, Ricardi ya aclaró que se conformaba porque él y su mujer no tenían «otra cosa». También decía que no quiere ni acordarse del tiempo que pasó en la cárcel y que tiene «pesadillas de noche, eso no se quita», aunque toma «un tratamiento muy fuerte». «Poco a poco voy tirando», resumía.


La sentencia que eleva a un millón de euros la indemnización de Rafael Ricardi, contra la que aún cabe presentar recurso, recoge que no se ha demostrado que la hepatitis C que le fue detectada en prisión fuera contraída durante su estancia carcelaria y que no estuviera infectado antes.


Asimismo, añade que el consumo de drogas es «un acto de voluntad propia» y, en este caso, no fue la cárcel la que determinó «ni su mantenimiento ni agravamiento», ya que antes de entrar en la cárcel ya era «consumidor abusivo» de alcohol, cannabis y heroína. «Fue precisamente en prisión, mientras cumplía condena, donde y cuando logró superar su adicción a las drogas», subraya.


En la misma línea, se defiende que si Ricardi no fue tratado de esa hepatitis C fue «por expresa prescripción médica», dado que fue sometido a controles y seguimiento cada seis meses que fueron determinando que los parámetros de la enfermedad eran «normales», informa «Europa Press».


Ahora, los abogados del gaditano esperan que «el sufrimiento de Rafael y los suyos no quede en un mero asunto traducible económicamente, sino que sirva para restituir su honor y fundamentalmente para que todos (...) reflexionemos sobre la importancia que tiene el consagrado constitucionalmente principio de presunción de inocencia», agregan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine