El miedo controla el balón

El temor a un atentado obligó a suspender los partidos Bélgica-España y Alemania-Holanda, en una jornada de homenaje a las víctimas de París

18.11.2015 | 02:47

A las 20.45 horas de ayer no rodó el balón sobre el césped de los estadios Rey Balduino de Bruselas y el IDH Arena de Hannover. El riesgo de que se repitiesen atentados como los del pasado viernes en París obligó a las autoridades a suspender dos de los amistosos de selecciones previstos para ayer, el Bélgica-España y el Alemania-Holanda. La detención de varios yihadistas en Bruselas llevó al Gobierno belga a tomar la medida en la medianoche del lunes, mientras que las autoridades alemanas lo decidieron apenas dos horas antes del encuentro por "buenas y amargas razones" que no concretaron. Una sala de conciertos y la estación central de Hannover también fueron desalojadas.

Poco antes de conocer la suspensión del último partido del año de la selección española, Vicente del Bosque era partidario de jugar. Y se reafirmó a la llegada de la expedición al aeropuerto de Barajas. "Nosotros no hemos tenido miedo, en absoluto", declaró el seleccionador, que no volverá a ver a sus jugadores hasta marzo. En la noche del lunes, las fuerzas de seguridad belgas elevaron el nivel de alerta terrorista de dos a tres por la detención de varios yihadistas y la fuga de Salah Abdeslam, uno de los presuntos autores de la masacre del viernes en París, que se encuentra en busca y captura.

Algunos jugadores de la selección española no parecían tan convencidos. El asturiano Juan Mata ya advertía en su blog "One hour behind", tras conocer los atentados de París, que "no es sencillo hablar de fútbol o de partidos amistosos cuando lo realmente importante no es otra cosa que eliminar, por completo y de una vez por todas, sucesos como los ocurridos en los últimos días".

Cuando parecía que el Bélgica-España iba a ser el único partido afectado del amplio cartel de ayer, desde Hannover empezaron a llegar noticias alarmantes. Tan sólo dos horas antes del Alemania-Holanda, con algunos espectadores dentro del estadio, el IDH Arena, la Policía fue informada de la colocación de un artefacto explosivo, por lo que no dejó entrar a nadie más y evacuó a los que estaban dentro. "Teníamos indicaciones concretas de que alguien quería encender un artefacto explosivo", dijo el director de la Policía de Hannover, Volker Kluwe, a la cadena de televisión NDR.

La bomba no apareció, pero el ministro del Interior alemán, Thomas de Maizière, pidió a la población "un acto de fe" para aceptar la decisión. "Hay buenas y amargas razones", dijo De Maizière, aunque no quiso dar detalles de la suspensión porque "se trata de la seguridad nacional" de Alemania. Las autoridades hablaron de "piezas de información" de "servicios extranjeros" sobre una "amenaza concreta". Artificieros de la Policía de Hannover retiraron un paquete sospechoso de un tren de la estación central, según informó el diario alemán "Deutsche Welle".

El respeto por el minuto de silencio decretado en todos los campos europeos por las víctimas de París tuvo una sonada excepción en Estambul, donde se disputó el Turquía-Grecia. Hubo silbidos desde algún sector de la grada y gritos aislados de "Alá es grande".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine