Lne.es »

Los pioneros de las fiestas a pedales

La iniciativa "30 días en bici" busca reunir a socios del Club Ciclista Gijonés, fundado en 1903 y que aglutinó durante años a la clase popular más vitalista

09.04.2016 | 03:07

La iniciativa "30 días en bici", que desde hace varios años promueve que las dos ruedas recuperen presencia en la vida gijonesa, tanto en ámbitos laborales como de ocio, hay a quien le trae recuerdos. Los del espíritu pionero y popular que a mediados del siglo pasado impulsó el Club Ciclista Gijonés. Era esta una institución referente en la ciudad, que en 1903 fundaron los hermanos De la Cuesta y en la que se involucraron prohombres de Gijón del mundo de los negocios, la medicina, el comercio y otros muchos ámbitos, que echaron a rodar un club de corte "muy popular, próximo al componente obrero, y alejado de los pioneros y elitistas clubes de velocipedistas", cuenta el historiador Ángel Mato.

Un club que en los años veinte llegó a tener 550 socios, y que organizaba todo tipo de actos de promoción de la bicicleta, desde exhibiciones y competiciones pasando por paseos por Asturias o cualquier festejo al que se pudieran sumar dos ruedas. Así se puede comprobar en los murales históricos que acompañan a la exposición sobre "La bici en Gijón. Del velocípedo al carril bici (II). Bicicleta, deporte y trabajo (1940-1990)" que esta semana se inauguró en el Antiguo Instituto. Murales donde se puede leer la convocatoria a los socios del Club Ciclista Gijonés para que acompañaran en procesión a la Virgen del Carmen, o para hacer el cortejo en la conducción del cadáver de un socio fallecido.

"Hubo unos años en que la bicicleta fortaleció mucho la convivencia en Gijón. Y además, sin distinción de sexos. Se organizaban marchas ciclistas con mucha participación y sin ánimo más que de disfrutar. Mi güelu iba delante con el banderín de inicio y otros iban atrás con el banderín del final, y sin prisa hacían sus rutas. Nadie hacía escapadas, había que ir entre banderines, y si alguien pinchaba o tenía un problema, paraban todos", cuenta Dani de la Cuesta, nieto de Marceliano de la Cuesta. La historia y las historias de ese club se quieren revivir el lunes, 11 de abril, en la mesa redonda que está convocada en el Antiguo Insituto -al hilo de la exposición-, a las 19.30 horas, y donde quieren que participen algunos de los socios -o familiares-del club de aquellos años gloriosos. De hecho, a Dani de la Cuesta y los organizadores les gustaría, más que nada, poner nombre a las caras que salen en los cientos de fotos que atesoran con las peripecias del Club Ciclista Gijonés. Y saber qué fue de muchos. "Ojalá alguien vea esta fotos y reconozca a su padre, a su madre, o a sus güelos, y venga a la charla y los identifique", dice Dani de la Cuesta. Sería otra forma de dar vida a ese gran club que puso a medio Gijón a pedalear y llevó el ingenio de las dos ruedas por toda la región.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine