15 de agosto de 2016
15.08.2016
Lne.es »

La bruma se comió los fuegos

Decepción entre los espectadores de la exhibición pirotécnica, que apenas se pudo ver desde los diferentes emplazamientos de la costa gijonesa por la acumulación de humo y la densa niebla sobre la ciudad

15.08.2016 | 14:11
La bruma se comió los fuegos

Sobre el cielo de Gijón, nublado, estalló a la media noche una tonelada de pólvora, envuelta en 10.000 unidades de disparo dispuestas ordenadamente en el Cerro de Santa Catalina por los operarios de Pirotecnia Pablo, de Cangas del Narcea. Pero resultaron unos fuegos completamente abrumados por la meteorología.

Ni desde San Lorenzo, ni desde el Puerto Deportivo, ni desde Poniente. Fue absolutamente imposible disfrutar en condiciones del espectáculo más esperado de las fiestas de Begoña. Fue una descarga olímpica, como corresponde a un agosto de Olimpiada y a una Ciudad Europea del Deporte, aunque con escasa -por no decir nula- visibilidad y muchos ciudadanos abandonaron el emplazamiento desde el que contemplaban el espectáculo antes de tiempo. Eso sí, fueron fuegos olímpicos con guiños, por tanto, en los colores desplegados, a los principales clubs deportivos de la ciudad, con especial relevancia a los que comparten el Sporting y el escudo de Gijón: el rojo y el blanco.

Pudo haber sido la noche, sin embargo, una olímpica decepción, por culpa de la niebla, una convidada inesperada a las vísperas del cierre festivo de Begoña. A eso de las seis de la tarde, cuando empezaba a cundir el pesimismo al extenderse la niebla desde la costa, el Ayuntamiento hizo una llamada a la tranquilidad. Divertia, la empresa municipal que gestiona los festejos, solicitó distintos informes "para tener sobre la mesa todos los datos posibles y obrar en consecuencia". Esos informes señalaban que, tanto desde el lado de la empresa pirotécnica como desde el área de seguridad del Ayuntamiento, "el lanzamiento de los fuegos, en caso de que perduraran las nubes, no sufriría alteración ni peligro añadido". Asimismo confiaban que con el descenso de temperatura de la noche la neblina se retirase. Lo hizo, pero no lo suficiente. Además, la ausencia de viento no colaboró, sumándose el humo acumulado a la bruma. Sin embargo, a gijoneses y visitantes les quedó una buena temperatura para disfrutar de una larga noche festiva.

Así os hemos mostrado en directo una noche de los fuegos de Begoña absolutamente deslucida por la meteorología

Publicado por La Nueva España de Gijón en Domingo, 14 de agosto de 2016

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Fiestas en Asturias

El calendario de las fiestas en Asturias

El calendario de las fiestas en Asturias

¡Este verano no te pierdas ninguna fiesta! Consulta nuestro calendario

 
Enlaces recomendados: Premios Cine