Lne.es » La Vida Buena
 Noticia anterior   Noticia siguiente 
Los cinco sentidos

Harrods, mito y lujo

 08:35  
Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto
Almacenes Harrods en Londres.
Almacenes Harrods en Londres. 

POR CAROLINA G. MENÉNDEZ El mítico Harrods ha cambiado de dueño. Los famosos almacenes londinenses, símbolo del lujo y de la atención exquisita y templo de lo más selecto de la sociedad británica, ya no pertenece al magnate egipcio Mohamed al Fayed. El padre del que fuera novio de la princesa Diana de Gales lo adquirió hace veinticinco años y hace unos días lo vendió a la familia real de Qatar.

La difusión de dicha operación financiera no ha servido para que este establecimiento gane en popularidad. Su prestigio, que traspasa las fronteras del Reino Unido, es tal que son pocos los turistas que arriban a la ciudad del Támesis y no visitan el emblemático edificio de Brompton Road, en el selecto barrio de Kensington. Todo viajero traspasa las puertas de este negocio dispuesto a adquirir un producto con el sello de Harrods. Para ello es aconsejable llevar la cartera bien surtida, ya que la exclusividad de los artículos se manifiesta en sus precios, generalmente bastante elevados. Esto restringe la entrada al público, lo que se hace notar en el perfil del cliente que compra en estos grandes almacenes: vips de cualquier parte del mundo y, entre ellos, los magnates árabes que aparcan sus coches de superlujo a la puerta mientras realizan las compras. Y no es raro ver a grupos de mujeres musulmanas cubiertas de la cabeza a los pies gastando desorbitadas cantidades de dinero.

Pero, ¿qué tiene este comercio para despertar tanto interés? Para unos es la meca del lujo, el lugar donde se pueden adquirir las primeras firmas mundiales en moda, complementos, perfumería, joyería, regalo... ; para otros, un centro comercial más con precios exagerados. Y hay un tercer grupo, bastante numeroso, que únicamente se siente atraído por la sección de alimentación. Y no es para menos. A primera vista llama la atención la decoración de sus salas, pero cuando los ojos ya se han acostumbrado a los ornamentos, se detiene con sumo interés en la gran variedad de artículos expuestos, de primera calidad y exquisitamente presentados. Esta belleza despierta todos los sentidos y muchos antojos. Es muy difícil no sucumbir ante tantas delicias. La compra de alguna de ellas provoca la satisfacción del cliente, que abandona Harrods feliz con su capricho gastronómico.

COMPARTIR
 
  HEMEROTECA

HACE 25 Y 50 AÑOS

Portadas La Nueva España

Portadas de La Nueva España

Las portadas de hoy de La Nueva España hace 25 y 50 años

      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad