Tendencias

Locura oriental

Quimonos, caftanes y cuellos Mao inspiran las prendas más sofisticadas de la primavera y el verano - Los vestidos de seda se llevan ceñidos a la cintura y muy cortos

27.03.2013 | 02:22
Modelos de Prada, Etro y Emilio Pucci.
Modelos de Prada, Etro y Emilio Pucci.

De los palacios de Estambul a las pasarelas.
El caftán nació como prenda masculina en el antiguo imperio Otomano. Originariamente es una capa o manto elaborado de algodón o seda abrochada frontalmente que llega hasta los tobillos, con amplias mangas y que se lleva puesto normalmente junto con una faja. Esta prenda de vestir es tradicional, particularmente en el Mediterráneo oriental. Los caftanes que utilizaban profusamente como indumentaria los sultanes otomanos constituyen una de las colecciones más espléndidas del palacio Topkapi, en Estambul. Algunas de estas bellas indumentarias eran tan valiosas que se ofrecían como regalo a dignatarios y a generales victoriosos.

La moda oriental arrasa en Europa. Los escaparates de primavera se han llenado de livianos vestidos de seda ceñidos a la cintura, con largo a la rodilla, cuellos Mao, trajes de fiesta inspirados en quimonos y caftanes que parecen salidos directamente de una fiesta en Marruecos o Jordania.

Al lado de estas tendencias retornan los bordados y estampados, que son dos de los símbolos característicos de las culturas del Lejano Oriente y del mundo árabe. Casas como Prada, Etro y Pucci proponen tejidos sedosos, dorados y combinaciones de blusones y pantalones, que si bien no son fáciles de llevar crean un efecto estético delicado y misterioso.

Los expertos advierten de que las prendas con toques orientales deben utilizarse con moderación. Si lo que se quiere es hacer un guiño a la tendencia, bastará con buscar un bolso adecuado o incluso unos zapatos tipo babucha.

Las joyas también son llamativas. Los collares se llenan de piedras y abalorios, y la plata campa por sus fueros. Una blusa con cuello Mao combina a la perfección con pantalones, bermudas o «leggins», siempre en tonos lisos y oscuros para que destaquen los estampados de la parte superior.

Jean Paul Gaultier y Kenzo también echan mano de tigres y dragones en ropa y accesorios. Una de las novedades son las chaquetas desestructuradas y anudadas a modo de quimono. La idea consiste en crear un efecto similar a la vestimenta del kárate.

Los días de playa que se ven algo más cercanos serán, sin duda, una buena ocasión para lucir estas prendas, que también se encuentran perfectamente representadas en las tiendas de moda barata. Zara cuenta con una colección de vestidos, blusas y pantalones holgados tipo pijama que ya empiezan a verse por las calles.


Elegancia japonesa

El quimono, traje típico japonés, fue prenda de uso común en el país hasta los primeros años de la posguerra. «Mono» significa cosa y «ki», de «kiru», llevar. La tradición que se fue perdiendo en la tierra del Sol Naciente, curiosamente arraigó en Europa y Estados Unidos, donde los vestidos y blusas inspirados en los quimonos siempre se encuentran entre las prendas favoritas de las famosas de turno. En la tradición japonesa el corte, el color, la tela y las decoraciones varían de acuerdo con el sexo, la edad, el estado civil, la época del año y la ocasión. Los accesorios para acompañarlos son los «geta» (chinelas de madera) o los «zori» (sandalias bajas).


A la izquierda Quimono tradicional a la derecha Batín quimono de Topshop.

Noticias relacionadas

GASTRONOMÍA

Gastronomia

Un menú para cada día

¿No sabes qué comer hoy? ponemos a tu disposición entrantes, sopas, carnes, pescados y postres