25 de agosto de 2017
25.08.2017
La alegría de la huerta

Toques otoñales en el verano

Nueces, manzanas y castañas asoman ya en el campo

25.08.2017 | 04:31
Manzanas de mesa en un árbol

El tiempo está loco, dice la gente de campo. Y su sentencia ha de tomarse al pie de la letra porque ellos saben de estas cosas. Aparte, es que este verano cualquiera lo ve: tan pronto llueve como hace sol, tan pronto hay que abrigarse como protegerse de una ola de calor que, si bien dura poco tiempo por estos lares, deja a los asturianos extenuados por no estar acostumbrado su ritmo de vida al que marca el mercurio disparado. En el campo hay señales inequívocas de que el estío de 2017 no es un estío cualquiera y los cultivos están algo desubicados. Las pruebas: manzanos y nogales cargados de frutos desde hace semanas, cuando lo normal es que lucieran sus ramas cargadas más bien en septiembre. También hay bellotas y avellanas, mientras los primeros erizos de las castañas comienzan a aparecer tirados en las carreteras.

Hay que mirar al tiempo inevitablemente para explicar además por qué el tomate, el rey del verano y en Asturias mucho más por su corto periodo para producirlos (el cultivado al aire libre), comienza ahora a aparecer en todo su esplendor en los mostradores de los mercados e incluso en las plantas. Éstas lucen aún llenas de flores en las huertas a la espera de transformarse en fruto en unas cuantas semanas. Aquéllos que plantaron por el calendario tradicional, hacia mayo, han visto como la mayoría de las tomateras se echaban a perder ya en junio. Los que se lo han tomado con calma descubren por sorpresa que las plantas están a rebosar de buenas piezas, inmaculadas y de notable tamaño. Eso sí, les cuesta mucho madurar y para que tornen rojas hay que cruzar los dedos.

En cuanto a las manzanas, todo puede pasar. Lo cierto es que el sol y temperaturas elevadas que ha habido han sido suficientes para asegurar buena y sabrosa fruta. Otra cosa es el camino que le queda por recorrer hasta acabar en el frutero o en el lagar de sidra. Para esto último los elaboradores caseros han tenido que ponerse las pilas antes de tiempo y pensar ya en poner la maquinaria en marcha. Los que tienen unos cuantos pumares de mesa no dan crédito: han comenzado ya a recoger manzana, cuando lo habitual es hacerlo en octubre.

Nogales y belloteros y castaños ofrecen imágenes más bien otoñales, al igual que los avellanos (aunque en lo últimos años ha sido habitual encontrar avellana asturiana a la venta en agosto), lo que obliga a pensar ya en la próxima estación y ver qué hacer cuando el calendario de la Naturaleza es muy distinto al que está colgado en la pared.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GASTRONOMÍA

Gastronomia

Un menú para cada día

¿No sabes qué comer hoy? ponemos a tu disposición entrantes, sopas, carnes, pescados y postres