15 de septiembre de 2017
15.09.2017

"Jacques", la gran odisea del divulgador Cousteau

15.09.2017 | 03:43

Estamos en 1948. Jacques Cousteau ( Lambert Wilson) y su esposa ( Audrey Tautou) se lanzan lanzan a la aventura para cumplir el sueño de Jacques de recorrer los océanos e investigar el inexplorado mundo submarino. Este trayecto, a bordo del buque Calypso, pasó a ser la odisea de toda una vida dedicada a la ciencia divulgada a través de la televisión, y que convertirá a Cousteau en un personaje de celebridad mundial. Sin embargo, la historia de Cousteau no es todo felicidad, pues los conflictos de Jacques con su pareja y sus hijos Philippe (Pierre Niney) y Jean-Michel y una terrible tragedia pondrán una nota amarga.

Lambert Wilson encarna al divulgador de los fondos marinos en el biopic "Jacques". El actor piensa que ante la costumbre que tienen los franceses de "decapitar" a sus héroes, como hicieron con Cousteau y "ahora hacen con Macron", se impone reivindicar su figura.

Wilson explica a la agencia "Efe" que, tanto el director Jerome Salle (París, 1971), como él, que nació un poco antes, en 1958, crecieron "en el mito de Cousteau", como millones de personas en el mundo. Y a los dos les costaba trabajo pensar que "todo aquello que supuso este hombre hubiera desaparecido", ya que ni sus propios hijos sabían quién era. Así empezó todo.

Wilson solo tiene recuerdos positivos de aquel mítico comunicador que aparecía en los hogares rodeado de mar y peces, un "abuelito aventurero", dice el actor, que "siempre parecía esta pasándolo bien en el Calypso, con sus marineros, comiendo, bebiendo, riendo y que, de vez en cuando, buceaban".

"Era todo muy sensual, era muy atractivo ese mundo, era vida. Por su culpa hubo muchas vocaciones, pero no sabíamos mucho de él. Menos en Francia, el mito se ha mantenido, pero en mi país el fenómeno es un poco más complejo, porque se ha querido destruir ese mito".

Reconoce que la imagen que ha trascendido de Cousteau no es la que se da en esta película, donde Salle incide en aspectos de su vida personal que sorprenden; incluso a Wilson, que "no tenía ni idea" de que fuera un ligón, por ejemplo.

"Cuando llegaba a Nueva York, las mujeres iban a esperarle, como si fuera un sex-symbol, y eso que no era guapo, precisamente", se ríe Wilson. Wilson, hijo del director del Teatro Nacional Popular de París George Wilson, recordado marido de Monica Bellucci en "Matrix Revolutions" y uno de los monjes de "De dioses y hombres", se convierte ahora en el comandante y explorador submarino Cousteau.

Cousteau, dice, "no era científico pero inventó un montón de cosas gracias a su curiosidad, fue el primero que rodó bajo el agua. Fue único, excepcional, le debemos mucho. Realmente, uno de los últimos auténticos exploradores porque descubrió un mundo totalmente desconocido".

"Eso generó muchas envidias entre los científicos porque, sin serlo -nunca dijo que lo fuera-, tenía acceso a una popularidad enorme", agrega. En la cinta se reflejan tanto esos momentos de gloria, cuando prueba por primera vez sus aparatos autónomos que permiten respirar dentro del agua o cuando recibe la Palma de Oro del Festival de Cannes por el documental filmado junto a Louis Malle, hasta las tensas -por no decir imposibles- relaciones afectivas con su familia, más con su hijo Philip.

Justo fue este aspecto de la personalidad del personaje lo que más costó interpretar a Wilson. "Me recordaba demasiado a mi propio padre. Su vida y la mía tenían paralelismos sorprendentes; yo sería el equivalente a Jean-Michel, el hijo menos apreciado. Mi padre tenía esa misma capacidad de Cousteau de compartir con sus hijos su pasión, mi padre por el teatro, Cousteau con el submarinismo".

"Pero en cuanto dimos los primeros pasos en su oficio -o en la actuación, Philippe en el cine- su reacción fue violenta. Son hombres como los leones viejos que no quieren compartir su territorio".

Se llama Greg ha fundado una compañía llamada Alibi.com, expecializada en construir cualquier tipo de coartada. Junto a Augustin, su socio, y Medhi, su nuevo empleado, planifica toda clase de estratagemas para cubrir las espaldas a sus clientes cuando las cosas se ponen feas. El encuentro con Flo, una joven que detesta a los hombres que convierten la mentira en un hábito, va a llevar muchas complicaciones inesperadas a la vida de Greg. Entre otras cosas, tendrá que ocultar a qué se dedica. Cuando Greg conoce a los padres de ella, descubre con asombro que Gérard, el padre de la chica, es uno de sus clientes... "Alibi. com. Agencia de engaño" propone humor muy francés con Philippe Lacheau, Élodie Fontan, Julien Arruti, Tarek Boudali, Didier Bourdon y Nathalie Baye. Lacheau tiene en su carrera títulos como "La wedding planner", "Se nos fue de la manos" y "París a toda costa"

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

GASTRONOMÍA

Gastronomia

Un menú para cada día

¿No sabes qué comer hoy? ponemos a tu disposición entrantes, sopas, carnes, pescados y postres