Guía

Cómo arreglar un grifo que gotea

Siguiendo esta guía paso a paso te olvidarás de tener que esperar una eternidad a que llegue el fontanero

04.12.2015 | 09:12
Guía para arreglar un grifo que gotea.

Los pequeños trucos de fontanería o de arreglar pueden salvarnos en más de una ocasión. En tiempos de crisis nunca está demás saber cómo reparar un enchufe o un interruptor, desatascar una tubería o, como en este caso, arreglar un grifo que gotea.

Los grifos son un accesorio que utilizamos día a día y por eso con el paso del tiempo es posible que empiecen a perder un poco de agua. Pero antes de tirarlo y comprar uno nuevo o esperar una eternidad a que el fontanero llegue a casa, prueba a arreglar tú mismo el grifo que gotea con algunas herramientas y un poco de paciencia.

Para arreglar un grifo que gotea lo primero que tendrás que hacer es identificar de dónde viene el problema. Si el goteo es constante lo más probable es que se trate de alguna junta que está estropeada, un problema de fácil solución.

Antes de empezar a arreglar el grifo que gotea cierra la llave de paso del agua para evitar cualquier escape. Después abre el grifo para que salga toda el agua que quedaba en la tubería.

Una vez hecho esto empieza a desmontar el grifo. Para desmontarlo tendrás que buscar el tornillo del grifo y sacarlo todo junto, pendiente de no perder ninguna de las piezas que están debajo del tornillo.

Cuando tengas fuera todas las piezas del grifo que gotea revísalas. Asegúrate de que todos los tornillos y demás elementos están bien ajustados. En el caso de los grifos monomandos (típicos de las cocinas) los tornillos de sujeción inferiores suelen aflojarse con los usos, provocando el temido goteo.

Fíjate en la parte inferior del grifo para asegurarte de que ninguna pieza está rota y revisa el estado de la goma del mismo, la cual se suele deteriorar con el tiempo.

Si se trata de una pieza que está rota, cámbiala por el repuesto necesario con una pequeña llave inglesa. A veces puede pasar que las piezas del grifo que gotea estén sucias por los minerales que se acumulan con el paso de los años. Para limpiarlas déjalas durante unas horas en una solución de cloro.

Cuanto tengas arreglado el grifo que gotea. Inserta de nuevo las piezas en la tubería y ajusta el grifo hasta que quede bien puesto, comprobando que la perilla funciona correctamente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Magazine
Enlaces recomendados: Premios Cine