«Me moriré y aún habrá gente que diga que yo era gay»

George Clooney asegura que los rumores sobre su homosexualidad no le importan «una mierda» y que es feliz con su vida privada

02.03.2012 | 10:12
George Clooney, con su novia, Stacey Kievler. / reuters
George Clooney, con su novia, Stacey Kievler. / reuters

Da igual que aparezca en la alfombra roja acompañado por su esculturales novias. El rumor de que George Clooney es gay parece indestructible, pero al actor de «Los descendientes» le hace poca mella. Pasa de comentarios sobre su presunta homosexualidad y, por supuesto, pasa de desmentirlos. Nunca hasta ahora se había explayado con tanta sinceridad como en la revista gay norteamericana «The Advocate»: «Lo último que haré es saltar y decir que eso son mentiras. Creo que eso sería injusto con mis buenos amigos en la comunidad gay. No voy a dejar que nadie haga que parezca que ser gay es algo malo. Mi vida privada es privada, y soy muy feliz con ella».

El actor se pregunta: «¿A quién le hace daño que alguien piense que soy gay? Me moriré y aún habrá gente que diga que yo era gay. No me importa una mierda». Clooney protagonizará mañana junto a otros actores, como su amigo Brad Pitt, una obra de teatro a favor de las bodas entre personas del mismo sexo que se podrá ver en directo a través de internet.

La representación, basada en un guión de Dustin Lance Black, ganador del «Oscar» al mejor guión por «Milk», la película sobre Harvey Milk, quien se convirtió en el primer cargo público abiertamente homosexual elegido en EE UU, contará con Martin Sheen, Kevin Bacon y Jamie Lee Curtis.

La historia lleva por título «8» y gira en torno al juicio sobre la proposición 8, una iniciativa popular que fue aprobada en las urnas por la mayoría de los electores californianos para que se modificara la Constitución del Estado con el fin de señalar que se considera matrimonio solamente el enlace entre un hombre y una mujer.

La proposición 8 salió adelante en noviembre de 2008 y paralizó las bodas gays que habían empezado a celebrarse en California, tras una sentencia del máximo tribunal del Estado. La propuesta fue posteriormente recurrida en las Cortes federales por los grupos que defienden los matrimonios entre homosexuales. El tribunal de apelaciones del noveno circuito judicial de California declaró el día 7 de febrero que es inconstitucional la prohibición de bodas entre personas del mismo sexo, si bien el proceso se encamina hacia el Tribunal Supremo.

Clooney señala que «antes de que existiera la proposición 8, siempre insistí en que cada vez que nos oponemos a la igualdad nos colocamos en la parte equivocada de la historia. Es el mismo argumento que defendieron cuando no dejaron a los negros servir en el Ejército o cuando no dejaban que los negros se casaran con blancos».

Enlaces recomendados: Premios Cine