Ciento veinte kilos de belleza

La modelo estadounidense Tess Munster ficha por una de las agencias de modelos más importantes y reivindica el derecho a ser feliz con sobrepeso, en pleno boom "curvy"

08.02.2015 | 05:33
Tess Munster.

Tess Munster quiere romper con los esquemas de la moda, y con sus ciento veinte kilos de peso y su talla 54 ha conseguido que la agencia de modelos Milk Model Management la fiche. Esta estadounidense de 29 años ha logrado ser modelo de tallas grandes. El gran número de seguidores en las redes sociales hizo a la agencia fijarse en ella, ya que es una mujer con una visión positiva de la vida y que es capaz de transmitir al resto del mundo que se puede ser feliz con unos kilos de más. "Todavía soy esa niña de 13 años en Misisipi, a quien las personas le decían que nunca sería lo suficientemente buena", asegura.

Tess Munster se suma a la "revolución curvy", y es que cada vez son más las publicaciones que buscan chicas con formas y rellenitas para que sean la imagen de sus campañas. La revista "Sports Illustrated" ha elegido a Ashley Graham, modelo de talla XL, para anunciar su campaña de bikinis para la próxima temporada. Con 27 años y unas medidas de 96-96-115, la joven aparece enfundada en un bikini de la talla cuarenta y cuatro, muy por encima de la treinta y seis, a la que nos tenían acostumbrados otros cuerpos como los de Adriana Lima o Heidi Klum, las hasta ahora musas oficiales de los desfiles de ropa de verano. Graham asegura que el mundo "está preparado para las curvas" y que ya no hay razones para esconderlas. Ella, que ya ha sido portada de "Vogue" o "Glamour", sabe que las modas están cambiando y está tan convencida de ello que hasta se ha aventurado a lanzar su propia colección de lencería femenina bajo el nombre de "Mujeres reales".

El fichaje de Munster fue anunciado a bombo y platillo por la agencia, que escribió en su perfil de Instagram "estamos superemocionados de anunciar que ahora representamos a Tess Holliday (su nombre artístico), una modelo de talla grande y blogger. Ella es la voz de muchas personas que permanecen en silencio". Con su melena larga y pelirroja, su piel blanca y su cuerpo rotundo, Holliday es una mujer contenta con su físico y que no se corta a la hora de enfundarse modelos de lo más atrevidos. En las redes sociales se la puede ver en ropa interior, en bañador o haciéndose un tatuaje nuevo, ésos que tanto le gustan y que luce orgullosa. Además, como bloguera y aficionada al mundo de la moda, muestra diferentes looks de calle con los que verse favorecida y demostrando que los kilos de más no tienen por qué estar reñidos con lucir sexy. Es maquilladora profesional y una de las grandes activistas que luchan contra la tiranía de la moda y reivindica la belleza XXL. Ella lidera la campaña @effyourbeatystandars (fuera de los cánones de belleza), y la gestiona a través de su perfil de Instagram, que fue creado por ella hace dos años y en donde aglutina más de ochenta y mil seguidores. "Siento como si fuera pionera", comentó sobre su nuevo contrato de trabajo.

"Esto es un hito", remató Holliday. Esta mujer sin complejos ha reconocido que pasó una infancia dura en la que las burlas de los compañeros del colegio eran una constante. Cansada de tantas bromas gratuitas, decidió admitirse tal y como era y empezar a ser feliz sin vivir eternamente sometida a la numeración de una báscula. "Entiendo que no todo el mundo entienda lo que soy, pero para mí es un concepto muy simple. Se trata de amar tu cuerpo más allá de su tamaño y de perseguir tus sueños". Y así lo hizo. Como en su ciudad natal no acababa de despuntar como maquilladora se trasladó a Los Ángeles para probar suerte y el cambio de aires le trajo también sus primeros logros profesionales como modelo, hasta llegar a donde está ahora. Además, esto no ha sido impedimento para ser madre y tiene una niña con el fotógrafo australiano Nick Holliday, su prometido.

Lo cierto es que la agencia para la que ahora trabaja ya lleva otras mujeres de tallas grandes, como Robyn Lawley (talla 40), que fue seleccionada por Mango para ser la cara y el cuerpo de su línea de baño "Violeta", o Candice Huffine (talla 46), que fue la primera chica de tallas grandes que apareció en el calendario Pirelli. Con esta foto en el calendario de Huffine se abrió la veda y comenzaron las chica de tallas grandes a tener presencia en el mundo de la moda. Con sus noventa kilos de peso, consiguió, gracias a que Pirelli se fijase en ella, colarse en la lista de las modelos mejor pagadas del mundo.

En Estados Unidos esta tendencia de recurrir a las mujeres rellenitas está pisando fuerte, tanto es así que Whitney Thompson, con su talla 42, fue la ganadora del concurso America's Nex Top Model, algo que parecía impensable hace algunos años. Otra modelo de tallas grandes que es una de las más reclamadas por las firmas de moda es la hija del actor David Hasselhoff, Hayley Hasselhoff, que a sus 22 años lleva una talla 44 y ha desfilado en la Semana de la Moda de Londres. Firmas como H&M contrataron a modelos de la talla 44 como Jennie Runk para que fuese la encargada de anunciar la línea de bañadores junto a Beyoncé.

Mujer real

En España también hay blogueras con curvas que se están animando a mostrar su looks en sus blogs y sus trucos de belleza para verse favorecidas en las redes sociales, es el caso de "El Rincón de Anatxu", "Vístete con curvas", "Soy Curvy" o "The Duchess".

La gijonesa Eva María Pérez Llano lleva quince años trabajando como modelo "curvy" y asegura que le molesta ser más reconocida fuera de las fronteras españolas que en su propio país, y es que ella se considera una mujer real, por mucho que el mundo de la moda quiera encorsetarla dentro de las modelos de talla grande.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine