Cuando el sexo es una obsesión

Estrellas del espectáculo y otros famosos han reconocido tener una adicción irrefrenable que ha llevado a muchos al divorcio o a ingresar en centros de tratamiento y rehabilitación

02.08.2015 | 04:40
Cuando el sexo es una obsesión

Ninguna adicción es buena, ni siquiera la adicción al sexo. Por mucho que acostarse con la pareja produzca placer esto puede convertirse en una tortura si la persona sufre este tipo de adicción que no le deja pensar en otra cosa y le hace cambiar su conducta. Aunque este tipo de dependencia resulte muchas veces más difícil de reconocer que estar enganchado a las drogas o al alcohol, lo cierto es que muchos son los famosos que han asegurado sufrirla y que han tenido que someterse a terapias para lograr superarlo. Otros han sido acusados de ello por sus exparejas.

Uno de los primeros en confesar que lo suyo con el sexo era una auténtica obsesión fue el exjugador de fútbol Pelé. El astro brasileño ha reconocido en público que sentía un impulso continuo en su vida que le llevaba a querer estar continuamente acostándose con chicas. Lo que se desconoce es si se puso en manos de profesionales para superar el problema o si sigue conviviendo con él. El que sí que solicitó ayuda a psicoterapeutas para superar esta adicción y poder enfrentarse a ella fue el expresidente de los Estados Unidos Bill Clinton. Tras hacerse pública la relación sexual que había mantenido con una becaria, Mónica Lewinsky, mientras era el jefe de la Casa Blanca, Clinton dijo que sufría una adicción al sexo, y fuera esto una disculpa o la realidad, lo cierto es que su mujer, Hillary Clinton, acabó por perdonarle y él se ofreció para ayudar a todas las que personas que como él no pudiesen reprimir el deseo sexual continuo.

La cantante Britney Spears fue adicta al alcohol y a las drogas, y por si estos problemas fueran pocos, su ex marido Kevin Federline asegura que además de estos problemas la estrella también sufría un trastorno sexual que la llevaba a querer estar practicando el coito de forma continua. Federline dice tener pruebas e incluso amenazó a Britney con sacarlas a la luz. De momento la cantante parece más tranquila y más centrada, y todo apunta a que finalmente ha logrado vencer sus problemas tanto con las drogas como con el alcohol o el sexo. A ver qué pasa con Britney.

"Entré de forma voluntaria en un centro que trata a los adictos al sexo". Con estas palabras dejaba boquiabierto a medio mundo el actor David Duchovny, que solicitó "respeto y privacidad" con su familia mientras él se enfrentaba a esta "enfermedad". Lo que nunca se supo es si Duchovny logró superar su adicción, pero fue uno de los pocos valientes que decidieron contar en público su problema. A Lindsay Lohan parecen perseguirla los problemas, y es que por si sus escarceos con las drogas y el alcohol no son suficientes, su exnovio Riley Giles explicó que la estrella había dejado estas dos adicciones por una nueva: el sexo. Poco queda ya de la cándida chica Disney, que se ha convertido en una de las mujeres más polémicas del mundo.

La adicción al sexo ha llevado a muchos a tener problemas con la justicia, es el caso de Rob Lowe. El actor ha protagonizado varios escándalos sexuales, el más conocido de ellos fue un vídeo casero en el que se le veía practicando sexo con dos mujeres, una de ellas menor de edad. Además, la niñera de sus hijos le acusó de abusos sexuales y él termino ingresado en una clínica de rehabilitación, donde se sometió a dos procesos diferentes; uno, para desengancharse de las drogas y otro, para terminar con su obsesión con el sexo.

También acabó internado en un centro para vencer su adicción al sexo el exmarido de Sandra Bullock, Jesse James. Aún estaba casado con ella cuando se puso en manos de médicos y él dijo que "la ayuda profesional se convierte en algo crucial para ayudarse a uno mismo, a la familia y para salvar un matrimonio". Pese a las buenas intenciones de James, Bullock le abandonó, ya que nunca acabó de estar convencida de que su marido sufriese una enfermedad real con el sexo. Quizás a la actriz no le faltaba parte de razón, y es que resulta un tanto extraño que nada más decidir ella romper con el matrimonio, él optase por dejar la rehabilitación.

Otro de los que ha hecho pública su adicción al sexo es el actor Hugh Jackman, que además no tuvo problemas en participar en un programa de televisión junto a Tom Hanks y Woody Harrelson, en donde los tres explicaron cuáles eran sus técnicas favoritas en la cama y alabaron las experiencias placenteras que les daba practicar el sexo tántrico.

Si el cincuenta por ciento de tu vida es el dinero y la otra mitad es el sexo, claramente hay un problema. Dennis Roman, conocido por ser jugador de baloncesto en la NBA, dijo con estas palabras que así era su vida. Y no debía de ser mentira, ya que fue capaz de conceder una entrevista radiofónica en directo mientras se acostaba con una mujer. No creyó que fuese necesario dejar de mantener relaciones sexuales para atender al teléfono.

Tiger Woods lo tenía todo y está considerado como el rey del golf. Pero su carrera profesional se vio empañada por sus escándalos sexuales y su adulterio. En noviembre de 2009 todo le explotó entre las manos y él optó por someterse a una terapia en un centro de rehabilitación de Mississippi. A pesar de sus buenas intenciones, cuando ya estaba tratándose, una de sus examantes sacó a la luz una batería de mensajes eróticos, esto, sumado a que era el padre de uno de los hijos de esta mujer, fue demasiado para su esposa, que acabó por pedirle el divorcio.

Fichado por la Policía acabó el actor Hugh Grant cuando fue cazado por los agentes mientras mantenía relaciones sexuales con una prostituta. Él también ha sido señalado como una de los famosos que tienen una auténtica obsesión con el sexo.

Fue uno de los protagonistas de la famosa película "Instinto básico", una de las cintas más sensuales que existen. Dicen que fue ahí donde, según los que le conocen, Michael Douglas comenzó a tener un deseo irrefrenable de mantener relaciones sexuales a todas horas. Vale que las posturas de Sharon Stone subían la temperatura, pero tampoco habrá que echarle la culpa a ella del problema de Douglas. Fue su exmujer Diandra Luker la que hizo público el problema de su exmarido cuando le pilló acostándose con una de sus mejores amigas. Él ingresó en la clínica Sierra Tucson de Arizona para rehabilitarse, y lo cierto es que desde que está con Catherine Zeta Jones no se ha vuelto a saber nada de sus escarceos sexuales. Quizás ahora está más centrado y haya superado su problema. El que también logró terminar con lo que él mismo definió como "masturbación compulsiva", fue Robert Downey Jr. Además, aseguró que él creía que éste era un problema que sufrían muchos hombres. "La mayoría están obsesionados con el sexo", dijo.

La vida promiscua que Charlie Sheen interpretaba en una de las series con más éxito de la pantalla y que en España es conocida como "Dos hombres y medio" traspasó su faceta profesional para convertirse en algo personal. Según dice se ha acostado con más de cinco mil mujeres y ha sido protagonista de varios escándalos sexuales. Al final, sus escarceos le pasaron factura y acabó siendo despedido de la serie. Lo que tenía gracia en la ficción, no acababa de gustar a sus directores si se convertía en su vida real. Y si la cifra de las cinco mil mujeres parece algo increíble, ¿alguien cree las palabras del rapero Puff Daddy, que asegura que estuvo veintiocho horas practicando sexo con una mujer?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine