Un cuento de hadas en peligro

La modelo Gisele Bündchen y la estrella del fútbol americano Tom Brady atraviesan una mala racha tras el escándalo de los balones deshinchados

07.09.2015 | 03:35
Gisele Bündchen y Tom Brady en los tiempos felices.

Raquel L. MURIAS

Todo parecía sacado de un cuento de hadas. Ella, una de las modelos más cotizadas y mejor pagadas del mundo, la espectacular Gisele Bündchen. Él, un deportista de éxito, jugador de los New England Patriots, el equipo que se alzó con la victoria en la última Liga de fútbol americano, Tom Brady.

El pasado mes de febrero la revista "Vanity Fair" les posicionaba como la tercera pareja más perfecta de América, sólo por detrás de Beyoncé y Jay-Z y los Obama. Pero a pesar de que la familia nos regala fotos de las más cariñosas junto a sus tres hijos (uno de ellos de una relación anterior de Brady), y es habitual verles por las playas paradisiacas de medio mundo regalándose carantoñas, arrumacos y mensajes de lo más romántico, parece que algo se tambalea en este matrimonio que rozaba la perfección.

En mayo de este año se hizo público un informe en el que se desvelaba que se habían usado balones deshinchados en la Liga de fútbol americano, que habían ganado los Patriots y que les condujo hasta la Super Bowl. En este documento se señaló a Brady como uno de los jugadores que estaban "más o menos al tanto" de los amaños llevados a cabo por dos jugadores de su propio equipo para favorecerles en la competición deportiva. Un millón de euros de multa para el equipo de Brady y, además, la suspensión del jugador durante los cuatro primeros partidos de la temporada.

Pero estas sanciones no son nada comparadas con el golpe que ha sufrido su imagen, que ha caído en picado y ha puesto en duda su imagen de padre, marido y deportista perfecto. El escándalo de los balones deshinchados, que ha sido bautizado como "caso Deflagate", podría haber pasado factura también puertas adentro de su casa, ya que muchos aseguran que la modelo, de 35 años y que el año pasado facturó 43 millones de euros, podría haberle pedido ya el divorcio a Brady. ¿Será el final del cuento? Y es que a Gisele no le ha gustado nada que este caso acabe salpicándola a ella y a sus hijos. Además, dando fuerza a esta teoría del distanciamiento, varias amigas de la pareja han explicado que a ella le ha resultado complicado apartarse de su carrera como modelo, decisión que tomó en abril del año pasado, y que aunque es una madraza y le encanta su nueva vida, la familia "ha tenido sus peleas". Por si esto era poco, en agosto Brady tuvo que comparecer ante el juez por este caso y Gisele no le acompañó, algo que hizo saltar las alarmas, ya que siempre han dado muestras de ser una pareja unida en las buenas y en las malas. Bündchen tampoco apareció en los primeros partidos de la Liga, lo que supuso públicamente una falta de apoyo hacia su marido, y cada vez sube menos fotos a las redes sociales. De momento no hay confirmación oficial, pero lo que está claro es que no corren buenos tiempos para una de las parejas que hasta que se conoció el escándalo de los amaños deportivos era una de las más enviadas del planeta. ¿Se habrá desinflado el amor entre ellos, al igual que pasó con los balones? Nadie es perfecto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine