Una estrella veraniega llamada pantalón

La prenda masculina por excelencia, en sus múltiples versiones, es la protagonista indiscutible de las propuestas de los diseñadores españoles en la primera jornada de Cibeles

19.09.2015 | 05:22
A la izquierda, modelo de Juan Duyos; arriba, conjunto de Schlesser; en el centro, piezas de Roberto Verino; sobre estas líneas, el desfile de Ailanto.

Con los últimos coletazos del verano 2015 como telón de fondo, ciclogénesis explosivas aparte, la 62.ª edición de la Mercedes-Benz Fashion Week de Madrid, antigua pasarela Cibeles, ya piensa en la próxima temporada estival. Una temporada que tendrá un gran protagonista, el pantalón.

Así lo confirmaron las propuestas que presentaron ayer, en la Feria de Madrid (Ifema) los diseñadores que conformaron el calendario de la primera jornada de la cita de moda más importante del país. Las colecciones que subieron a la pasarela mostraron el lado más comedido de los creadores, prendas muy ponibles y comerciales, con el blanco y negro como colores estrella y con una fuerte apuesta por la calidad en los materiales y en el patronaje. Muchos monos, muchas rayas horizontales y verticales, mucho escote pico y mucho punto.

Ailanto, o lo que es lo mismo, los hermanos Iñaki y Aitor Muñoz, fueron los encargados de inaugurar esta edición. Sobre una pasarela fluorescente y con el sonido de una fuente como arranque, los diseñadores mostraron su collage pop. Looks cargados de superposiciones, que se descomponen para volverse a componer, y cargados de estampados pictóricos, inspirados en las fotos de piscinas californianas que hizo David Hockney, uno de los artistas británicos más representativos del siglo XX, en la década de los 60. Maxibolsos de mimbre trenzado en versión XL, abrigos y chaquetas de manga francesa, pantalones rectos hasta el tobillo y cuñas de madera, una de las tendencias que ya pegó fuerte este verano y que parece que ha venido para quedarse. Shorts minis, monos largos, muchas superposiciones de prendas, colores pastel, rayas horizontales y vestidos bohemios con espaldas descubiertas. De una de las colecciones más sólidas de Ailanto de las que se recuerdan, a una de las más comerciales y relajadas de Agatha Ruiz de la Prada. Con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, en primera fila, la diseñadora cambió los colores estridentes por los colores pastel. Nada de grandes corazones o vestidos en forma de globo. Lo más llamativo fue un flotador en el cuello de una de las modelos y el vestido amarillo lleno de corazones con el que Agatha cerró el desfile. Prendas ajustadas de punto, pantalones culotte, sudaderas crop hasta el ombligo, faldas hasta la rodilla con vuelo, abrigos oversize y piezas multicolor llenas de flecos que lucieron bajo el "Corazón contento" de Marisol.

Urbanita y noventera, así es la primavera de 2016 para Ángel Schlesser, que contó con una primera fila llena de caras conocidas como Eugenia Silva, Martina Klein o Ana Botella. Los pantalones masculinos amplios y los vestidos rectos son sus imprescindibles. Looks completos en blanco y combinados con negro, la eterna pareja imbatible. Aunque el gran protagonista de su propuesta es el azul. Los escotes se acentúan en la espalda y surgen en forma de pico en la parte delantera. Monos, trench, estampados florales y geométricos y cuñas vistiendo los pies.

De la ciudad, salto al mar de la mano de Roberto Verino. Sobre una pasarela dorada, el diseñador gallego recreó un crucero de lujo. Rayas marineras, vestidos ajustados y pantalones anchos en blanco y negro que se vuelven lujosos gracias a los complementos en oro. Maxipendientes, brazaletes rígidos, bolsos con logo XL y sandalias metalizadas. Los tonos pastel dan paso a una noche sexy con ombligos al aire y leggings dorados.

Que haya una bailaora y una cantaora en un desfile de Francis Montesinos, y el clan Bosé Dominguín en primera fila, es lo más habitual en Cibeles. Pero ayer, el valenciano mostró su cara más rockera estampando en varias de sus prendas la cara de Gene Simmons, bajista de "Kiss", que observó todo el desfile desde la primera fila. Vestidos vaporosos de lunares con botines cowboy, juegos de transparencias, cinturas ajustadas, paillettes gigantes, rejillas y crochet. Monos con tejidos armados y vestidos que se ajustan como una segunda piel. Todo culminado con una novia muy sexy, "made in" Las Vegas, que bailoteó por la pasarela al ritmo del "I was made for loving you" de la banda estadounidense.

Y de una leyenda del rock a una primicia, la presencia de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en la primera fila del desfile de Juan Duyos. Y lo mejor es que le dio suerte. El diseñador presentó una de sus colecciones más redondas y preciosistas. Fiel a sí mismo, los tejidos naturales y los colores neutros brillan en su propuesta. Brillan por las excelentes combinaciones y por los paillettes, una de sus apuestas más acertadas. Vestidos columna hasta los pies con escotes delanteros y traseros de vértigo, mangas abullonadas, pantalones palazzo, cinturas marcadas y estampados floreados. Todo adornado con un coro de voces blancas que se atrevió con Alaska y Raphael.

El cierre de la jornada quedó en manos del presidente de la Asociación de Creadores de Moda (ACME), Modesto Lomba. Con el quimono como punto de partida y con un caos bello como inspiración, su propuesta se llena de reconstrucciones, geometría y reciclado. Faldas con volumen, pantalones culotte, chaquetas y top a la cintura en blanco, rojo, azul y beige. Lomba recupera el punto y le otorga una presencia fuerte en la colección, en la que no falta su fetiche, el origami, la técnica más famosa de plegado japonés. Vestidos mini en verde pistacho o kaki se complementan con largos vaporosos en rojo, que encajan de forma extraordinaria tejidos aparentemente incompatibles como el raso y el guipur.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine