"Ahora que estoy sin marido, estoy abierta a los candidatos, tengo necesidad de pasión"

La escritora Isabel Allende, divorciada tras 27 años de matrimonio, reivindica el amor en la vejez, cuando se hace "lo que te place"

14.10.2015 | 03:55
"Ahora que estoy sin marido, estoy abierta a los candidatos, tengo necesidad de pasión"

La escritora Isabel Allende tiene 73 años y está llena de vida y de proyectos, pero espera que, cuando a ella le llegue el momento de la muerte, "la eutanasia sea legal en todas partes" para que pueda "morir dignamente" y sin que se empeñen en mantenerla "viva a toda costa".

De la necesidad de legalizar la eutanasia habló Isabel Allende al presentar en la Casa de América su nueva novela, "El amante japonés", una obra sobre el amor, la vejez y la muerte que, desde que se publicó en España hace cinco meses, ha figurado entre los libros más vendidos.

Con su visita a España, Allende comienza una larga gira de dos meses por varios países europeos en los que ya se ha traducido su nueva novela, la número 22 de esta escritora que ha vendido más de 65 millones de ejemplares en el mundo y cuya obra está traducida a 35 lenguas.

"El amante japonés" es un canto a la vida y a la vejez, "el mejor momento para ser y hacer lo que a uno le place", y en ella se reivindica "el amor en la vejez", un tema poco tratado en la literatura pero que Allende defendía con pasión. "No sé si la pasión es más fuerte cuando se acerca la muerte, pero creo que la necesidad de intimidad y de compartir la vida con otro es muy grande en toda edad, y en la vejez es mayor incluso porque cuenta con menos apoyos", afirmó la novelista.

Recientemente, Allende se ha separado de su segundo marido, el abogado y escritor californiano William Gordon, después de 27 años de matrimonio.

La escritora se acaba de cambiar de casa y todos sus vecinos "son nuevos". Hay una, de 87 años, que tiene un amante catorce años más joven que ella y que "la visita de jueves a domingo". Cada jueves, la escritora, "llena de curiosidad", se asoma a la puerta para ver llegar al amante de la vecina, contaba hoy entre risas. Y la señora de 87 años le dice que "la pasión y el sexo continúan igual" que cuando era más joven.

"Ahora que estoy sola, sin marido, estoy abierta a los candidatos que pueda haber, porque tengo necesidad de pasión y de amor como cualquier otro. Los años no me pesan", aseguró.

La autora de "Retrato en sepia" cree que la eutanasia debería estar legalizada "en todas partes". En Estados Unidos ya es legal en cinco estados, y ella espera que en California, donde reside desde hace 27 años, también lo sea pronto.

"La eutanasia no es fomentar el suicidio ni matar a la gente porque sea vieja. Se trata de ayudar a morir dignamente al enfermo terminal en vez de mantenerlo vivo a toda costa", señaló.

Allende sabe lo que es convivir con personas muy mayores. Su madre tiene 95 años y su padrastro, 100. "Están sanos y con ganas de vivir. No se trata de aplicarles la eutanasia". "Pero si mi madre estuviera sufriendo, con una enfermedad terminal, ¿creen que yo la voy a enchufar a una máquina? No. Voy a estar con ella, abrazándola para que muera de la mejor manera posible y, si necesita morfina, ponérsela", aseguró la escritora, partidaria de ayudar a morir "de forma legal y con la ayuda de los médicos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine