A Lego le asusta Ai Weiwei

Miles de seguidores donan al artista piezas del juego de construcción al negarse la empresa a vendérselas para un proyecto por sus connotaciones políticas

27.10.2015 | 04:05
Ai Weiwei, a su llegada a Berlín.

El artista y activista chino Ai Weiwei expresó en Berlín su sorpresa por la negativa de la compañía danesa Lego a suministrarle piezas para un proyecto en Australia, pero se mostró convencido de que la obra se podrá realizar gracias a donaciones particulares de esos famosos ladrillos.

"Me quedé bastante sorprendido, porque se trataba de un pedido muy respetable", declaró el artista en la capital alemana, donde ofreció una rueda de prensa antes de comenzar a ejercer como profesor invitado de la Universidad de las Artes por un periodo de tres años. Según explicó, gracias a la iniciativa lanzada por internet para donar ladrillos de Lego logrará reunir el número necesario de piezas para poder realizar su proyecto "tal y como quería. En este caso, internet ha resultado ser algo así como una iglesia moderna. Vas a la iglesia y le lloras tus penas al cura y todos en la comunidad pueden solidarizarse y quizás hallar una solución", bromeó. Previamente, Ai había acusado a Lego a través de las redes sociales de "censura y discriminación" al negarse a venderle piezas para una exposición que tenía prevista en Melbourne (Australia) en base a la "naturaleza política" del trabajo. En un correo enviado a la galería australiana, el grupo Lego señalaba que sus juguetes no podían ser utilizados en ningún proyecto que contenga declaraciones políticas, religiosas, racistas, obscenas o difamatorias. El proyecto del artista en Melbourne, en el marco de la exposición "Andy Warhol/Ai Weiwei", consiste en una treintena de retratos con piezas de Lego de activistas australianos que han luchado por los derechos civiles.

El artista ha criticado duramente a la empresa de juguetes Lego con imágenes en redes sociales con las piezas de la famosa firma en el váter después de que la compañía rechazara colaborar.

Según publica Ai en su cuenta de Instagram y en Twitter, Lego ha rechazado venderle sus famosos ladrillos en base a la "naturaleza política" del trabajo. "Es un acto de censura y discriminación", denunció Ai en las redes sociales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine