Adiós a Ettore Scola, el último maestro del gran cine italiano

El director y guionista de clásicos inolvidables como "Una jornada particular" y "La familia" muere a los 84 años

21.01.2016 | 03:59
Adiós a Ettore Scola, el último maestro del gran cine italiano

El director de cine y guionista italiano Ettore Scola, realizador de películas como "Una jornada particular" y "La familia", falleció en el Hospital Policlínico de Roma, a los 84 años. El director fue uno de los realizadores más destacados del cine italiano, y el primer ministro, Matteo Renzi, declaró que su muerte "deja un enorme vacío en la cultura italiana".

Scola, ganador del premio al mejor guión en el Festival de Cannes en 1980 por "La terraza", trabajó con algunos de los más destacados actores del cine del país transalpino, como Marcello Mastroianni, Vittorio Gassman, y Sophia Loren; fue reconocido como uno de los creadores de la moderna comedia italiana.

Nada más conocerse la noticia de su muerte, el mundo de la cultura y del arte de Italia se volcó en muestras de afecto y condolencias.

El ministro italiano de Cultura, Dario Franceschini, describió a Scola en la red social de Twitter como "un gran maestro, un hombre extraordinario, joven hasta el último día de su vida".

"Participé en el filme 'La familia' y fue una gran experiencia profesional y vital estar al lado de un hombre de grandísima inteligencia e ironía", subrayó el productor y actor Andrea Occhipinti.

"Con él perdemos un gran hombre, un hombre curioso de todo lo que sucedía, nunca hipócrita y siempre con una mente abierta", agregó.

Nacido en Trevico (Avellino), el 10 de mayo de 1931, Ettore Scola comenzó a pronta edad a colaborar con la revista de humor "Marc'Aurelio", donde tomó contacto con figuras tan destacadas como Federico Fellini, Furio Scarpelli y Steno.

En los años cincuenta comenzó a escribir escenificaciones para cintas como "Un americano en Roma" (1954), "La gran guerra" (1959) o "Crimen" (1960).

Pero, sin duda, una de las fechas señaladas en la vida de este genio inolvidable del cine italiano fue 1964, cuando dio el salto a la dirección con el filme "Con su permiso, hablemos de mujeres", con Vittorio Gassman como protagonista.

Tras ésta vendrían otras cintas, como "El comisario y la dolce vita" (1969) o "El demonio de los celos" (1970).

Autor de numerosas películas, como "Il sorpasso" o "La cena", quizá uno de los filmes más importantes en su haber fue "Una mujer y tres hombres (Nos habíamos amado tanto)", de 1974, en el que contó la historia de tres amigos, Vittorio Gassman, Nino Manfredi y Stefano Satta Flores, todos enamorados de Luciana (Stefania Sandrelli).

Sólo tres años más tarde, regaló al mundo del celuloide una de las joyas más importantes del cine italiano e internacional: "Una jornada particular", película protagonizada por Sophia Loren y Marcello Mastroianni y su amor a la sombra del fascismo, que se convirtió en un clásico del séptimo arte.

Una de sus últimas películas fue "Qué extraño llamarse Federico", un documental homenaje a Federico Fellini que realizó en 2013 para conmemorar el vigésimo aniversario de la muerte del director de grandes obras como "Ocho y medio" (1963). Hace pocos años, preguntado por su retirada, Scola dijo: "Lo que tenía que contar y decir lo dije; ahora, ésta no es mi realidad, no la Italia por la que luchamos y, por lo demás, el cine que sé hacer no se parece al que se hace hoy".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine