Diseño asturiano que seduce al mundo

Fernando García, hijo de una salense, adelanta para LA NUEVA ESPAÑA la segunda colección de su firma Monse, que presenta el viernes en Nueva York

07.02.2016 | 04:59
Diseño asturiano que seduce al mundo

Fernando García, hijo de una salense emigrada a la República Dominicana, todavía no se cree lo que le ha ocurrido en los últimos meses. Y eso que su sueño empezó ya hace unos años. "Estudié Arquitectura, nunca pensé que iba a trabajar en la moda, y mira. Óscar de la Renta me ofreció trabajar a su lado y ahora tengo una firma propia. Éste es el resultado de una combinación perfecta entre suerte y mucho trabajo", afirma García desde Nueva York, su ciudad de residencia. El joven, de 29 años, lanzó a la venta esta semana la primera colección de Monse (en honor al nombre de su madre, pero sin la "t"), la firma que fundó en 2014 junto a su pareja profesional y personal, Laura Kim, ambos alumnos de De la Renta, que presentaron en la última semana de la moda de Nueva York cosechando unas críticas excelentes y un éxito asombroso, consiguiendo colarse en el vestidor de celebrities de la talla de Sarah Jessica Parker, Amal Clooney o Sienna Miller. Y lo ha hecho en portales líderes de ventas y que cuentan con algunas de las firmas más prestigiosas del mundo, como es el caso de Net-a-porter.

Además, está ultimando los detalles del desfile de presentación de su segunda colección, que verá la luz el próximo viernes, día 12, en un "show" enmarcado en la semana de la moda de la ciudad de los rascacielos, y del que ha hablado con LA NUEVA ESPAÑA. "Lo haremos en el High Line Hotel, situado en el barrio neoyorquino de Chelsea. Es un espacio muy hermoso, un antiguo seminario transformado en un hotel muy especial. Lo escogimos porque encaja perfectamente con nuestra colección. Un ambiente clásico y tradicional que contrasta con nuestra ropa moderna y diferente". Pero, como hicieron en sus primeros diseños, sus creaciones de cara al otoño-invierno 2016-2017, mantienen una innovación a partir de siluetas clásicas. "Vamos a tratar de mantener nuestra identidad, partir de ideas sencillas. Esta colección es tranquila, relajada, un poco sexy, pero a partir de la unión de lo masculino y lo femenino. Eso es lo que vamos a tratar de transmitir siempre porque creemos en ello". El próximo invierno de Monse se vestirá con camisas, de blanco y negro, de tejidos metálicos y de novedades como estampados en tejidos como el jacquard. "Nunca las habíamos desarrollado en telas tan pesadas, y hemos investigado para hacer las prendas de abrigo y el resultado es interesante. También presentamos por primera vez jerséis y productos de ese tipo".

En esta segunda colección las chaquetas se dan la vuelta, se atan en la espalda y presentan una nueva cara; siguiendo la misma línea de su propuesta para este verano, que se centró en la camisa. "Queríamos asegurarnos de que lo que poníamos en la pasarela no se había visto antes y que no se pudiera comprar en otra parte. Nos centramos en la camisa porque pensábamos que no se había explotado lo suficiente, por lo menos en los últimos años. Teníamos un pedazo de oro mirándonos. Algo con lo que alguien de cualquier parte del mundo podía conectar, sólo hacía falta encontrar la forma para que se volviera a emocionar con ella". Compraron millones de camisas, las deshicieron y las reconstruyeron a su manera.

Y es que, si algo aprendió esta pareja durante su estancia al lado del maestro De la Renta, "fue a crear un producto, no sólo una imagen. Encontrar algo que se pueda venir a comprar una temporada tras otra. No se puede diseñar sólo para un tipo de persona. Si te limitas tanto, no triunfas". Y parece que aprendieron bien la lección. Pensaban que a su primer desfile acudiría un pequeño grupo de amigos, pero se superaron todas sus expectativas. "Además, como teníamos muchos contactos con estilistas, nuestras prendas llegaron a las celebrities y ellas nos eligieron. Pensábamos que todo iría poco a poco, pero el boom fue inesperado". A pesar del éxito, el diseñador mantiene los pies en el suelo. "Lo importante es mantenerse y seguir creciendo con nuestra identidad. Ya estamos en boutiques fuera de Nueva York y en Hong Kong, pero nos gustaría estar en más puntos de venta multimarca por todo el mundo y abrir nuestra propia boutique en Nueva York, en un plazo no superior a cinco años. Y presentar nuestras colecciones en España. Si es en Asturias, mejor. Sería un sueño".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine