G. H. K.

02.03.2016 | 02:02

Como Lee van Cleef, Lee Marvin o Ernest Borgnine, George Harris Kennedy era uno de esos actores pisaplanos que llenaron de muescas los revólveres al principio de su carrera haciendo de malvados hasta que un día les llegó un papel que cambió sus renglones profesionales. En el caso de Kennedy fue "La leyenda del indomable". Primero era un canalla en toda regla que le hacía la vida imposible al rebelde Paul Newman, pero terminaba siendo su más fiel admirador ante sus muestras de coraje, incluida la comilona de no sé cuántos huevos duros en una mítica escena. En los 70 se echó a sus anchas espaldas el cine de catástrofes, protagonizó una horrible película de venganza ("Víctimas del terrorismo"), hizo de Patton, se rió de sí mismo junto a Leslie Nielsen y trabajó en destajo en la tele. Qué buenos recuerdos traen sus caminatas como el agente Bumper, todo cachaza hasta las cachas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine