De Miraflores a Cinco Esquinas, la Lima de Mario Vargas Llosa

El escritor peruano, que el lunes cumplirá 80 años, ha convertido la ciudad peruana en un personaje más de su obra

24.03.2016 | 04:45
De Miraflores a Cinco Esquinas, la Lima de Mario Vargas Llosa

Desde el barrio mesocrático de Miraflores hasta las calles decadentes y peligrosas de "Cinco esquinas" (título de su última novela), Lima ha sido y sigue siendo siempre un personaje, más que un escenario, en la obra literaria de Mario Vargas Llosa, que el próximo lunes cumple 80 años.

A pesar de que el Premio Nobel de Literatura de 2010 nació en la ciudad de Arequipa, en su obra siempre ha resaltado el vínculo con la capital peruana, en cuyas calles se desarrollan algunas de sus páginas más emblemáticas y discurren las aventuras contradictorias de sus personajes.

Basta recordar al poeta Alberto, el protagonista de "La ciudad y los perros" (1963), recorriendo los pabellones descascarillados del Colegio Militar, en el distrito costero de La Perla, hasta las calles luminosas y arboladas de Miraflores, que también son escenario de esa pequeña obra maestra que es "Los cachorros" (1967).

Este mismo distrito, donde el escritor vivió en su niñez y juventud, ya había sido escenario del emblemático cuento "Día domingo", incluido en "Los jefes" (1959), que también permite recorrer parte del litoral de la Costa Verde limeña, con sus bares y su mar frío y de oleaje intenso, abordado siempre por intrépidos nadadores. En "La ciudad y los perros" pueden conocerse las calles de Lince, donde el Poeta visita y se enamora de Teresa, la amada secreta del desafortunado Esclavo, la chica que, en otra vuelta de tuerca, también fue y será el amor del violento Jaguar.

Y nos transporta, en una incursión clandestina y sórdida, al barrio ya desaparecido de Huatica, en La Victoria, donde existían calles ocupadas por prostitutas como la famosa "Pies dorados".

Pero es en "Conversación en la Catedral" (1969) donde la Lima histórica (que ya perdía su antigua prosapia de capital de los virreyes), trasciende el escenario y se vuelve protagonista intensa de los dilemas de Santiago Zavala, Zavalita.

Ese centro se convertiría en paradigma de la literatura peruana del siglo XX y en eterno interrogante de la peruanidad, a partir de la famosa pregunta que abre la novela, mientras Santiago mira la ciudad "sin amor" desde la puerta del diario La Crónica y hacia la avenida Tacna: "¿En qué momento se había jodido el Perú?".

Una pregunta que aún ahora, entradas ya casi dos décadas del siglo XXI, intentan responder los peruanos, más allá de los cambios que ha experimentado su país y su ciudad. En el universo de esta "novela total", considerada por muchos el mejor libro de Vargas Llosa, también puede conocerse la decadente "Catedral", el sórdido bar ubicado cerca a la vía férrea y el río Rímac, por entonces casi en los extramuros de la ciudad. De esa cantina, que existió y a donde hace llegar el escritor a su protagonista en busca de Batuque, su perro secuestrado por agentes municipales, hoy solo queda una fachada semiderruida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine