05 de junio de 2016
05.06.2016

Bella Hadid toca el cielo en el nombre de Dior

La modelo, hasta ahora a la sombra de su hermana Gigi, se ha convertido en musa de la firma gala y en reina de la alfombra roja

05.06.2016 | 06:08
Bella Hadid toca el cielo en el nombre de Dior

Señores y señoras: ha nacido una estrella. Palabra de Dior. Su nombre es Bella Hadid y ha venido para quedarse. La joven modelo estadounidense, hasta ahora a la sombra de su hermana, la top model Gigi Hadid, se ha convertido en la musa de la maison francesa, abriendo esta semana su desfile en Oxford (Inglaterra) para presentar la colección Crucero de 2017, y en la más deseada por los flashes en las alfombras rojas. Solo hace falta recordar una de sus últimas apariciones en el Festival de Cannes, convirtiéndose en la estrella de la cita gracias a un vestido rojo de satén dominado por las aberturas de Alexandre Vauthier.

Desde que protagonizó junto a su hermana mayor la campaña para el invierno 2015 de Balmain, nadie se puede quitar a esta joven de la cabeza. Pero ya en 2014, tras su firma con la prestigiosa agencia "IMG Models", deslumbró con sus curvas y la potencia de su rostro, una mezcla entre su ascendencia holandesa y palestina, en el desfile de Desigual en la Semana de la Moda de Nueva York. Pero Bella, nacida en Los Ángeles (California, Estados Unidos), en 1996, hija de la exmodelo Yolanda Foster y el multimillonario Mohamed Hadid, separados desde hace años, no tenía pensado rendirse a las normas de la industria. Por eso, como su hermana y su pandilla de reinas de las pasarelas, la nueva oleada de jóvenes modelos pelean contra esa imagen pulcra y casi celestial que perdura desde los años 90 entre las top. Comen pizza, su uniforme es el look compuesto por zapatillas, legging y bomber, y son fanáticas de las redes sociales, y no precisamente para salir con su mejor cara. Bella no es la niña que llegó al estrellato por protagonizar miles de campañas de moda y publicidad. La equitación siempre fue su pasión, dedicándose profesionalmente a ello en la actualidad, y cuando se trasladó a Nueva York, fue para estudiar fotografía en la Parsons. Pero su salto a la pasarela estaba claro. Rápidamente su belleza y su frescura conquistaron a las grandes firmas como Tommy Hilfiger, Marc Jacobs, Burberry o Topshop. Ni la enfermedad de Lyme que padece desde hace años, como su hermano pequeño y su madre, y que le hace pasar duros momentos, han impedido que esté en los shows más importantes o en las portadas de las revistas de moda más prestigiosas. Así lo confirma su última aparición, siendo la protagonista indiscutible del show de Dior en Inglaterra, tras haber firmado el contrato como imagen de la línea de belleza de la casa francesa. Así que parece que, a punto de entrar en la veintena, Bella Hadid acaba de entrar en la pista de despegue.

Además, la modelo estadounidense ha sido el reclamo en uno de los desfiles de Dior que pasarán a la historia. Convirtiendo los salones del Palacio de Blenheim, en Woodstock, en un paseo por la campiña británica, gracias a los estampados, los bolsos tipo mochila, los vestidos fluidos, y los juegos de volúmenes y texturas, la maison confirma su poder como una de las referencias indiscutibles de la moda internacional. Los largos bajan hasta la rodilla o incluso a media pierna, los abrigos juegan con las curvas y los pliegues desdibujando la figura, los escotes delanteros se acentúan en forma de pico y las flores de inspiración oriental se apoderan de las blusas y los vestidos. Los pantalones se quedan en el tobillo, ligeramente acampanados, y si son de piel, mejor. Lo sensual supera a lo sexy y los looks "sporty chic" siguen pisando fuerte.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine