Lne.es »

Las frases para pensar del bróker Josef Ajram

El popular agente de Bolsa y triatleta presenta en Gijón "El pequeño libro de la superación personal", su visión de la vida

19.06.2016 | 05:13
Josef Ajram, ayer, en la Casa del Libro de Gijón.

Sin proponérselo, tal vez, se ha convertido en una especie de gurú (hay quien le llama el "profeta del esfuerzo") para muchos españoles que ven en su exitosa carrera como especulador en Bolsa y deportista extremo que ha completado varios "ironmans" un espejo en el que mirarse, un acicate. Hijo de madre catalana y padre sirio, Josef Ajram Tares (Barcelona, 1978), tiene miles de seguidores en las redes sociales y sus libros (de "Prepárate para triunfar" a "Bolsa para Dummmies" o "¿Dónde está el límite?") no sólo se venden muy bien, sino que tienen lectores en busca de alguna enseñanza en tiempos revueltos. Alguna publicación le ha puesto en la lista de los cincuenta tipos más influyentes del mundo. Ayer, después de hacer en bicicleta la Ruta de la Plata, en cinco etapas y para demostrar las posibilidades del PayPal (comercio electrónico, sin utilizar dinero en efectivo), presentó en Gijón su última obra "El pequeño libro de la superación personal" (Alienta), cien frases cazadas que aspiran a hacer pensar y a dar, de paso, la visión vital de Josef Ajram.

"Estoy orgulloso de este libro porque es el primero escrito para todo el mundo", afirmó en la Casa del Libro. Mucho público para recibir al bróker, que compareció sonriente, en camiseta y pantalón deportivo. Alto, recio, tatuado, Josef Ajram asegura que le ocupan y preocupan dos palabras: felicidad, tiempo. Y pide que este volumen, incluido en las secciones de autoayuda, se lea sin prisas, dándole vueltas a cada una de las frases espigadas: "Los que aseguran que es imposible no deberían interrumpir a los que estamos intentándolo". Y también: "Algo no va bien en una sociedad que va al gimnasio en coche para montar en una bici estática". Y por ahí seguido.

Josef Ajram dejó sus estudios universitarios para convertirse en "trader". Lleva en esa actvidad diecisiete años. Parece que le ha ido bastante bien. Ahora ha montado una "sicav" (sociedad de inversión de capital variable) para demostrar que no son sofisticados instrumentos financieros "sólo para ricos". Tiene 189 partícipes. Bastan once euros, según explicó.

Deportista que ha vencido notables desafíos y especulador en bolsa, además de escritor. "He tenido una suerte en la vida: saber lo que iba a ser de mayor; lo que a mí me ha gustado siempre son los mercados financieros y, después, el deporte". Se lo dijo de otra manera a unas niñas que le escuchaban atentas: "Tenéis que saber que queréis ser de mayores y en qué sois muy buenas". Le preguntaron: "¿Dé que se siente orgulloso?". No dudó: "De lo conseguido en Bolsa, el deporte es una afición". Y dio su receta empresarial: inversiones controladas, control de los costes fijos y que el negocio se pueda atender desde cualquier parte del mundo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine