Lne.es »
JORGE MARTÍNEZ | Líder de "Ilegales"

"Estamos como nunca, hacemos un directo que requiere gran forma física"

"Al ser un regreso buscamos adrede un sonido lo más fiel posible a los primeros álbumes, lo que afectó incluso a la selección de los temas"

25.06.2016 | 06:22
Jorge Martínez, en primer término, y el resto de los miembros de "Ilegales".

"Ilegales" vuelve con "La vida es fuego", su primera grabación original después de doce años. El regreso del histórico grupo asturiano, ensombrecido por la repentina muerte de su bajista, Alejandro Espina, en marzo de este año, pasa hoy por el Festival Cultura Quente (Caldas de Reis, Pontevedra). Comenzarán veinte minutos después de la medianoche, tras sus camaradas de "Siniestro Total". Responde a nuestro tercer grado Jorge Martínez, ilustre vocalista y guitarrista de "Ilegales" desde 1979, personalidad irrepetible del rock patrio y un tipo incapaz de responder de forma anodina en una entrevista. Junto a él actuarán Willy Vijande (bajo), Jaime Belaustegui (batería) y Mike Vergara (teclados y guitarra).

-Un grupo que presenta un disco titulado "La vida es fuego" en un festival llamado Cultura Quente, ¿asegura un directo de alta temperatura?

-Altísima temperatura, como en todos los conciertos de esta última gira. Nos hemos propuesto incluir el máximo de canciones en el repertorio y desafiar la limitación de tiempo que nos plantean en todos los conciertos. El resultado es un directo sin pausas, que requiere una excelente forma física y, qué cojones, estamos como nunca, porque lo hemos logrado en cada actuación.

-El disco tiene el sonido típico de "Ilegales", se nota hasta en algunos efectos en las guitarras y en la voz. ¿Es algo buscado que sonara típicamente "Ilegal"?

-Sí, es deliberado. Al ser un regreso, buscamos adrede un sonido lo más fiel posible al de los tres primeros álbumes. Esto incluso afectó a la selección de los temas, porque nos centramos en las que sonaban más "Ilegales", incluso a costa de descartar algunas que nos parecían buenas, pero que estaban más alejadas del canon. Las recuperaremos más adelante.

-A propósito de la canción "El teléfono y el mal", ¿los teléfonos móviles son el peor mal de los conciertos?

-El peor mal de los conciertos quizá no, pero sí de la sociedad actual, porque reemplazan con total solvencia el papel del demonio en sociedades más primitivas... Se entromete en los momentos más íntimos, te observa todo el rato y te reprime.

-En "Regresa a Irlanda" canta con sarcasmo y mala uva sobre una "chica irlandesa que cantaba afinando la voz" y "sus lamentos hechos canción". ¿La aludida es Dolores O'Riordan ("Cranberries") o, tal vez, Sinead O'Connor?

-No pensaba en una figura concreta, pero las que citas son ejemplos de la injusticia que supone la exportación casi exclusiva de la vena más prescindible de la cultura irlandesa. Que solamente nos llegue eso de un país esquilmado por el FMI y otros organismos financieros vampíricos es otro robo más en un país que tiene mucho que ofrecer.

-¿Hay algo de autobiográfico en la letra de la canción "Vivir sin novia ni reloj"?

-Totalmente, es la historia de mi vida. La libertad es nuestro bien más preciado y, a la vez, el menos tangible.

-A propósito de la canción "Hipster", en la portada de enero de 1986 de "Rockdelux", la biblia musical "hipster" de este país, aparecéis con una declaración que hoy sería impensable e impublicable: "Todas las mujeres son unas putas". Lo que ha cambiado este país en treinta años, ¿no?

-Los que no hemos cambiado, somos nosotros. El "Rockdelux" es una marca que vende más camisetas que música, así que se comprende su ductilidad... nosotros no podemos permitirnos eso.

-En alguna ocasión ha dicho que le gusta "Triángulo de Amor Bizarro". ¿Ha llegado a compartir cartel con ellos o a conocerlos?

-Llegamos a grabar juntos en un directo que se hizo en Gijón, allá por 2013, en un evento llamado "Jorge Ilegal y amigos". Los ensayos consistieron en que yo les acompañara en una actuación suya, donde interpretamos "Chicos pálidos para la máquina", "Soy un macarra", "La malicia de las especies protegidas" y "¿Quiénes son los curanderos?". Esos mismos temas se grabaron después y se publicaron en un disco llamado "Nos vimos en el psiquiátrico", que anda distribuido por todas las plataformas digitales.

-El magnífico solo de bajo en "Las rosas trepadoras asesinas", el tétrico tema que cierra el disco, pone los pelos de punta al recordar a Alejandro Espina. Son muchas emociones fuertes en una canción. ¿La tocáis en directo?

-No es posible incluir en cada concierto las ciento y pico canciones que llegamos a grabar a lo largo de nuestra carrera; aunque intentemos desafiar al tiempo, no somos superhombres. En este caso, aunque es la canción del último disco que más nos gusta a todos y nos deja un gran recuerdo del camarada que se fue antes de tiempo, es complicado incluirla en un concierto.

-Otra de las mejores canciones del disco es "Voy al bar". ¿Qué es un bar para Jorge "Ilegal"?

-El bar es una patria irrenunciable para muchas culturas. Probablemente es la patria más internacional que existe. Desconfío de todas las banderas, pero el bar ha tenido una gran proyección histórica a través de los tiempos; en él se han fraguado conspiraciones, revoluciones y movimientos artísticos completos, sin descontar el enorme número de parejas que se conocen cada día en el bar.

-¿Sigues coleccionando guitarras?

-Mantengo una colección con más de sesenta ejemplares. No sabría decir la cifra exacta, porque algunas están en reparación y me he deshecho de otras. Recientemente he regalado una Gretsch Silver Jet, con la que aparezco en el clip de "Regresa a Irlanda". Digamos que esa guitarra es más adecuada para lucirla que para soportar las obscenidades que les hago a sus compañeras sobre el escenario.

-Hay una banda dominicana que también se llama "Ilegales". ¿Habéis tenido alguna confusión o vivido alguna anécdota a raíz de esta coincidencia?

-En cierta ocasión, coincidimos en locales distintos de la misma ciudad en Ecuador... Pero nos sentimos confirmados como "Ilegales" al comprobar que iba mucha más gente a nuestro concierto que al suyo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine