30 de julio de 2016
30.07.2016

Primera victoria legal de Femen

Cinco activistas, entre las que se encuentra la asturiana Lara Alcázar, salen absueltas de la denuncia de una asociación cristiana por protestar enseñando sus pechos

30.07.2016 | 05:40
Lara Alcázar, con el puño en alto, junto a otros componentes de Femen.

El Juzgado de lo penal número 19 de Madrid absolvió ayer a cinco activistas de Femen, entre las que se encuentra la gijonesa Lara Alcázar (23 años), que fueron juzgadas por interrumpir semidesnudas una marcha antiabortista en Madrid en noviembre de 2013. La jueza subraya que no hay delito de exhibicionismo en enseñar los pechos sin finalidad sexual, sino como acto reivindicativo de la condición femenina y sin que ni siquiera conste que menores de edad las vieran.

La líder del movimiento, Lara Alcázar, se muestra optimista tras conocer la resolución del primer juicio contra alguna activista de Femen. "Esta sentencia absolutoria refuerza a nuestro colectivo para seguir trabajando. Ni nuestra actividad supone un desorden público ni un exhibicionismo sexual. Nosotras hicimos un acto de libertad de expresión pacífica", argumenta Alcázar pocas horas después de quedar absuelta por la supuesta comisión de un delito de desórdenes públicos y otro de exhibicionismo. Además de enfrentarse a un delito contra el ejercicio de los derechos fundamentales y otro por resistencia a la autoridad.

El fiscal pedía nueve meses de cárcel y multa de 1.800 euros para cada una de ellas y la Asociación Enraizados en Cristo y en la Sociedad, que impulsó la denuncia, exigía hasta seis años y medio de prisión.

La magistrada María Dolores Moure considera probado que las cinco irrumpieron en el recorrido de la manifestación con el torso desnudo y trataron de acercarse a la cabecera de la marcha coreando consignas a favor del aborto. Sin embargo, la jueza no cree acreditadas las acusaciones vinculadas a una perturbación grave de la manifestación, ni que hiciesen "gestos obscenos", o mostrasen desprecio a la Policía. Tampoco cree probado que se opusieran a su actuación "a manotazos, patadas o tirándose a la calzada". Por último, las activistas también fueron exculpadas de lesionar a un agente del orden. "Hemos hecho entender que lo que hacemos es legítimo y no pone en peligro a nadie. Es un paso adelante por la libertad", recalca Alcázar.

La magistrada recuerda que no consta que se emplease la violencia, ni hay evidencia de lesiones a personas ni daños en las propiedades, y concluye: "El realizar su reivindicación con el torso desnudo es un medio efectivo amparado por el derecho a la libertad de expresión que no puede constituir vía de hecho o procedimiento ilegítimo".

Para Alcázar la sentencia es un ejemplo de que los tiempos están cambiando: "Ha triunfado la razón sobre la moral".

Los Abogados Cristianos, que ejercen la representación letrada de la acusación particular de la asociación Enraizados, ya anunciaron su intención de recurrir la sentencia, que por otra parte es la primera resolución contra el colectivo Femen en España.

Para Alcázar, el fallo judicial favorable a las activistas de Femen las anima a continuar con su lucha porque "refleja que la libertad de expresión y el derecho a manifestación están garantizados constitucionalmente".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine