02 de septiembre de 2016
02.09.2016

Salma Hayek, 50 años del vendaval sexual que conquistó Hollywood

La actriz mexicana deslumbró con su sensualidad, triunfó como directora y ahora se vuelca en su familia y su Fundación

02.09.2016 | 04:03

Dos fulgurantes apariciones en "Desperado" y "Abierto hasta el amanecer", llenas de sensualidad y erotismo, sirvieron a Salma Hayek para cautivar a Hollywood, una industria que desde entonces se ha rendido a su talento y carisma, intactos a sus 50 años, ya convertida en todo un icono latino.

Aquella Carolina que retozaba alegre en la cama con Antonio Banderas, al igual que Satanico Pandemonium, la vampira disfrazada de exuberante bailarina que hipnotizaba y hacía beber de sus pies a Quentin Tarantino, son las creaciones de alto voltaje con las que la mexicana irrumpió en el cine por la puerta grande, ambas con la firma de Robert Rodríguez. "No soy una exhibicionista", dijo la actriz, que cumple 50 años hoy, en una entrevista.

" 'Desperado' fue la primera vez que me desnudaba en el cine, así que fue muy difícil", indicó Hayek, que reconoció que aquella escena se rodó en ocho horas, cuando el equipo de producción había planificado que en una hora habría concluido.

No menos exigente resultó la escena de su inolvidable baile en biquini con una enorme serpiente pitón sobre la tarima del Titty Twister, el infame bar de carretera al que llegaban George Clooney, Tarantino, Harvey Keitel y Juliette Lewis sin imaginar el festín de sangre y vísceras que les aguardaba.

Hayek sentía absoluto pavor por las serpientes, pero Rodríguez, muy pícaro él, le dijo que Madonna iba a aceptar el papel si ella lo rechazaba, así que la intérprete pasó dos meses haciendo terapia para sobreponerse a sus miedos y así poder rodar la escena, ahora convertida en todo un clásico. "Es probablemente el mayor reto al que me he enfrentado", aseguraba Hayek.

Y, sin duda, dio sus frutos. Esos trabajos le abrieron la puerta de Hollywood de par en par, hasta el punto de que en 1997 ya situaba su nombre al mismo nivel que el de la estrella masculina de turno en cintas como "Sólo los tontos se enamoran", con Matthew Perry, y "Breaking Up", con Russell Crowe.

Después siguieron papeles de reparto ("54", "The Faculty", "Dogma") intercalados con apariciones en superproducciones de postín ("Wild Wild West") e incursiones en el cine iberoamericano, hasta que decidió tomar cartas en el asunto, harta de esperar mejores oportunidades, y se lanzó a crearlas ella misma.

Así llegó "Frida", el proyecto que coprodujo y que la consagró definitivamente en Hollywood gracias a sus nominaciones al "Oscar" y al "Globo de Oro" como mejor actriz.

Su carrera cinematográfica, tras títulos como "El mexicano", "El gran golpe", "Bandidas" -junto a su íntima amiga Penélope Cruz- o "Pregúntale al viento", pasó a un segundo plano tras el nacimiento de su hija, Valentina, en septiembre de 2007, fruto de su relación con el francés François-Henri Pinault.

Desde entonces sus apariciones más comerciales han llegado de la mano de comedias bienintencionadas y el taquillazo de "El gato con botas" (2011), su reencuentro "animado" con Antonio Banderas, que ingresó más de 550 millones de dólares (493,3 millones de euros) en taquilla y que aún espera el lanzamiento de una secuela. Pero su asignatura pendiente, tal y como reconoció el año pasado en el Festival de Cannes, es volver a ponerse tras las cámaras, lo que calificó como su "gran pasión".

Mientras llega esa historia soñada que la haga estrenarse como directora de un largometraje, Hayek se vuelca en su Fundación, cuyo objetivo es acabar con la violencia hacia las mujeres y llevar la atención global a las crisis humanitarias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine