La última moda: ir al paritorio con el fotógrafo para un reportaje

09.01.2017 | 03:38
Imagen facilitada por la asociación de fotógrafos Geboortefotografen, organización que documenta de manera profesional partos mediante acuerdos de colaboración con hospitales holandeses y belgas.

Bodas, bautizos y comuniones son las ocasiones para hacerse un buen reportaje fotográfico y guardar para siempre ese especial momento de la vida. Pero ahora ha llegado otra moda: irse al paritorio con un fotógrafo. Así se estila en Holanda y Bélgica, donde muchos padres se llevan a un profesional para que no pierda detalle de la madre y de la llegada al mundo del bebé.

Hay hasta una asociación que regula las pautas de trabajo, no siempre sencillas, pues hay que respetar el trabajo de los médicos y la intimidad. La organización, que ha firmado acuerdos de colaboración con múltiples hospitales belgas y holandeses, ofrece servicios de fotografía durante todo el proceso del parto, siempre que los médicos den el visto bueno.

Los fotógrafos deben estar muy pendientes del cliente, las 24 horas del día, pues el parto se puede declarar en cualquier momento.

El coste de la sesión en el paritorio: unos 1.000 euros por un álbum de entre 150 y 300 imágenes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine