Cuiados en verano

¿Qué hacer para combatir las quemaduras solares?

Te ofrecemos varias recomendaciones para ayudarte a aliviar el dolor y evitar futuros efectos adversos

04.08.2015 | 16:13
Las quemaduras solares pueden llegar a ser muy peligrosas.

Sin protectores solares y ropa adecuada, demasiado sol puede costar muy caro a tu piel. Si este ha sido tu caso y tu piel se ha quemado, es importante tratar la quemadura lo antes posible, buscar refugio del sol y, si es posible, quedarnos en casa.

Aunque podría considerarse una condición temporal, la quemadura solar, el resultado de que la piel recibe demasiada exposición a los rayos ultravioletas del sol, puede producir daños duraderos en la piel. Estos daños aumentan el riesgo de cáncer de piel, lo que convierte en crítico proteger la piel del sol.

Estos consejos que la Academia Americana de Dermatología publica en su web dirigida a pacientes pueden ayudarte a aliviar el malestar que ocasiona una quemadura solar:

1. Toma con frecuencia baños o duchas frías para ayudar a aliviar el dolor. Tan pronto como salgas de la ducha o la bañera, sécate a pequeños golpecitos pero deja la piel con un poco de agua. Después, aplica crema hidratante para ayudar a retener el agua en la piel. Esto puede ayudar aliviar la sequedad.

2. Emplea una crema hidratante que contenga aloe vera o soja para ayudar a suavizar la piel quemada. Si sientes más malestar en un área en particular, puedes aplicar una crema con hidrocortisona que se puede comprar sin prescripción. No trates las quemaduras como productos que terminen por '-caina' como la benzocaína, ya que podrían irritar la piel o producir una reacción alérgica.

3. Considera la posibilidad de tomar 'Aspirina' o ibuprofeno. Estos fármacos pueden ayudarte a reducir cualquier inflamación, enrojecimiento o malestar.

4. Bebe más agua de lo habitual. Una quemadura atrae los fluidos hacia la superficie de la piel y los elimina del resto del organismo. Beber más agua de la que sueles tomar cuando te has quemado ayuda a prevenir la deshidratación.

5. Si la piel presenta ampollas, deja que éstas sanen. Una piel con ampollas significa que tienes una quemadura solar de segundo grado. No deberías romper las ampollas, ya que se forman para ayudar a la piel a curarse y te protegen de la infección.

6. Pon más cuidado en la protección de la piel quemada por el sol mientras está curándose. Viste con prendas que cubran tu piel cuando te encuentres en el exterior. Los tejidos más compactos son los que más ayudan. Si sitúas la tela frente a una luz brillante, no deberías ver ninguna luz atravesarla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Magazine
Enlaces recomendados: Premios Cine