Enfermedades

El aceite de oliva ayuda a prevenir el cáncer de mama

La dieta mediterránea es también la mejor alternativa para no sufrir la retinopatía en enfermos de diabetes

14.09.2015 | 18:03
El aceite de oliva ayuda a prevenir el cáncer de mama

La dieta mediterránea ayuda a prevenir el cáncer de mama y también la retinopatía en enfermos de diabetes, según dos estudios enmarcados en el proyecto PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea), informa la Universidad Rovira i Virgili (URV), que ha participado en ambos ensayos.

La revista "JAMA Internal Medicie" publica el primer estudio, coordinado por la Universidad de Navarra, en el que asocia la dieta mediterránea con una reducción relativa de un 68 % del riesgo de padecer cáncer de mama.

Por su parte, la revista "Diabetes Care" publica el estudio coordinado por la URV conforme la dieta mediterránea regada con aceite de oliva reduce un 44 % el riesgo de diabéticos de sufrir retinopatía, la principal causa de ceguera en este colectivo.

La diabetes dificulta que la sangre circule hacia determinados órganos, lo que conlleva que estos pierdan sus funciones.

Las complicaciones microvasculares que afectan al riñón y los ojos son las más precoces y pueden producir retinopatía diabética y nefropatías diabéticas, que pueden conllevar una insuficiencia renal

PREDIMED ha seguido durante seis años una muestra formada por 3.614 voluntarios de ambos sexos de entre 55 y 80 años, con una media de 67 años de edad.

El estudio concluye que la dieta mediterránea complementada con aceite de oliva puede reducir hasta un 44 % el riesgo de padecer retinopatía a los pacientes de diabetes tipo 2.

La muestra se dividió en un grupo de control con una dieta baja en grasas animales y vegetales, otro grupo con dieta mediterránea complementada con frutos secos y un tercero con la misma dieta, pero con más aceite de oliva.

Durante los seis años de seguimiento se identificaron 74 nuevos casos de retinopatía y 168 de nefropatía diabética y diferencias significativas entre las personas que habían seguido la dieta mediterránea y los que no.

Respecto al grupo de control, los que tomaban más aceite de oliva reducían un 44 % el riesgo de desarrollar retinopatía y los que tomaban más frutos secos, un 37 %.

La misma metodología se aplicó para el estudio sobre el cáncer de mama, con el seguimiento durante cinco años a 4.282 mujeres de entre 60 y 80 años (67,7 años de media) y con alto riesgo de enfermedad cardiovascular.

Los investigadores identificaron 35 nuevos casos de cáncer de mama, si bien las mujeres que seguían la mediterránea complementada con aceite de oliva mostraron un riesgo 68 % relativamente menor de cáncer de mama maligno que el grupo de control.

Por su parte, los resultados del grupo que tomaba más frutos secos no fueron significativos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Magazine
Enlaces recomendados: Premios Cine