01 de diciembre de 2017
01.12.2017
Podología

¡Adiós a las zapatillas! Los beneficios de andar descalzo

Atrévete a dejar respirar tus pies durante una hora al día para mejorar desde el propio pie hasta la espalda

03.12.2017 | 08:59
Andar descalzo es beneficioso para los bebés.

En invierno, llegar a casa tras un largo día de trabajo y caminar descalzo es muy beneficioso para el organismo. Más allá de la sensación de alivio que produce tener los pies al aire libre, esta práctica tiene beneficios para la salud integral.

Estos son sólo algunos de los beneficios de andar descalzo una hora al día.

Mejora la transpiración

Este puede que sea el beneficio más evidente de andar descalzo. Al estar libres de zapatos, medias o calcetines, los pies pueden transpirar mejor y prevenir así problemas como los hongos o el mal olor que produce el sudor.

Amortigua la pisada

Caminar descalzo hace que la pisada esté más amortiguada y que nos cansemos menos. Esto es muy beneficioso sobre todo para las mujeres que usan a menudo tacones altos, ya que así en lugar de apoyarse sólo en la punta de los dedos, el impacto del peso del cuerpo está más repartido.

Andar descalzo mejora la circulación sanguínea

Andar descalzo durante una hora al día tiene efectos antiinflamatorios y ayuda a mejorar la circulación sanguínea, previniendo los problemas de varices en las personas mayores.

Ayuda a calmar la ansiedad y el estrés

Caminar descalzo es un remedio muy eficaz contra el estrés, la ansiedad y los nervios que produce el ajetreo del ritmo de vida actual. Después de un duro día de trabajo, pasearte en casa sin zapatillas ni calcetines te ayudará a relajarte. El efecto será mayor si lo haces al aire libre, estando en contacto con la naturaleza.

Además, terapias como la acupuntura o la reflexología aseguran que las plantas de los pies están llenas de terminaciones nerviosas a través de las cuáles se pueden liberar tensiones y desbloquear emociones.

Adiós a los talones agrietados

Si tienes la oportunidad de caminar descalzo por la orilla de la playa, te olvidarás de tener los talones secos o agrietados. Y es que gracias a la arena podrás masajear, relajar y exfoliar tus pies hasta dejarlos libres de impurezas.

Caminar descalzo por la arena exfolia los pies. Getty Images

Mejora la estructura anatómica

Andar sin zapatos ayuda a que las articulaciones se alineen y se mejore el espacio anatómico. De hecho, es recomendable que los bebés y niños pequeños caminen descalzos por casa. De esta manera su desarrollo será completo y afianzarán su seguridad mientras aprendan a andar al entrar en contacto directo con el suelo.

Reduce el dolor de espalda

Muchos de los dolores de espalda se producen por las largas horas de pie, los tacones o los zapatos pesados. Por esa razón, andar descalzo sobre una superficie lisa te ayudará a soltar los músculos del pie y por consecuente reducir poco a poco el dolor de espalda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Magazine
Enlaces recomendados: Premios Cine