06 de diciembre de 2017
06.12.2017

Resfriado: ¿Paracetamol o Ibuprofeno?

Te contamos las diferencias entre ambos medicamentos

06.12.2017 | 13:51
Resfriado: ¿Paracetamol o Ibuprofeno?

¿Dolor de cabeza? ¿Dolor de muelas? ¿Dolores menstruales?¿Un resfriado?, ¿un catarro? "Tómate un ibuprofeno o un paracetamol, que te vendrá bien". Probablemente hayamos oído multitud de veces este argumento, válido para dos de los medicamentos que no faltan en cualquier botiquín de España. Sin embargo, ¿son lo mismo el ibuprofeno y el paracetamol? ¿Sirven ambos para combatir las mismas dolencias?

Un estudio realizado el año pasado con casi 700 farmacias de toda España reveló que el ibuprofeno es el analgésico más adquirido para tratar el dolor entre las personas de 26 a 50 años, tanto mediante prescripción médica como por iniciativa propia. En cambio, a partir de esa edad el paracetamol el paracetamol pasaba a ser mucho más recetado que su ´rival´ analgésico.

Pese a la creencia de que ibuprofeno y paracetamol son equivalentes y que 'tanto monta, monta tanto' uno como el otro, lo cierto es que existen diferencias importantes entre ambos fármacos. En estas líneas intentaremos descubrirte cuáles son estas diferencias, cuáles son las recomendaciones para su uso en función de las patologías que suframos y sobre todo cuáles son las virtudes y defectos, que también los tienen, de cada uno de ellos.

Cuándo tomar Ibuprofeno y cuándo Paracetamol

Analizadas las características de cada uno de estos fármacos, podemos decir que en caso de que no necesitemos combatir una inflamación, el analgésico por el que deberemos optar para aliviar un dolor será el paracetamol, ya que es el que menos efectos secundarios tiene. El paracetamol, por ejemplo, sería la opción más adecuada para estados gripales, dolor de cabeza, dolores de huesos... Además, el paracetamol es mejor como antitérmico (es decir, cuando además de dolor hay fiebre).

(Aquí te contamos cuál es la dosis diaria de Ibuprofeno recomendada)

Sin embargo, nuestra elección deberá ser el ibuprofeno en el caso de que el dolor que sintamos esté acompañado por la inflamación de un tejido. Por ejemplo, este fármaco estaría indicado para dolores menstruales, dolor de cabeza no migrañoso, dolores dentales, dolores musculares, dolor de garganta, artritis, faringitis, dolor provocado por torceduras o esguinces...

Pero, ¿por qué es así? A continuación te describimos cuáles son las características de cada uno de estos fármacos.

Ibuprofeno

Se trata de un antiinflamatorio no esteroideo (AINE) que frecuentemente se utiliza como antipirético y para el alivio sintomático de dolores de cabeza, de muelas, molestias de la menstruación, cuadros inflamatorios... Y es que el ibuprofeno está considerado como el ´medicamento rey´ de la triple A: analgésico, antipirético y antiinflamatorio. Las dos primeras bondades las comparte con el paracetamol, pero no así la tercera, ya que este último fármaco no tiene la capacidad para combatir las inflamaciones. Pero ojo, tomarlo sin receta médica puede traer consecuencias (te las contamos en este artículo)

Existen un gran número de marcas comerciales cuyo componente principal es el ibuprofeno. Entre las más conocidas, el Espidifen, Nurofen, Saetil, Ibuen o Neobrufen. Para niños, el archiconocido Dalsy, pero también el Pirexin o el Junifen. En cuanto a la tipología de este fármaco, las dosis más habituales son las de 400 y 600 mg, con presentaciones que van desde los comprimidos a los granulados, supositorios, soluciones orales...

Efectos secundarios: Al tratarse de un fármaco antiinflamatorio, su principal defecto es que su abuso puedo resultar perjudicial para nuestro estómago. Es por este motivo que se recomienda tomarlo durante las comidas e incluso acompañado por un protector gástrico en el caso de que debamos hacer un uso reiterado de este fármaco. Además, varios estudios destacan también que un consumo excesivo de ibruprofeno puede tener también consecuencias negativas para nuestro corazón. Por otra parte, el ibuprofeno se desaconseja en pacientes que sufren de úlcera gástrica, insuficiencia renal o hepática grave, además de aquellas personas que toman antihipertensivos.

Paracetamol

Como hemos indicado, el paracetamol es al igual que el ibuprofeno un fármaco con propiedades analgésicas y antipiréticas, pero no antiinflamatorio. Es decir, el paracetamol es fundamentalmente un fármaco indicado para combatir el dolor y la fiebre.

En este caso, las marcas comerciales más conocidas son el Gelocatil, el Efferalgan, Termalgin o Xumadol, mientras que en el caso de los niños el no menos conocido Apiretal. Como el ibuprofeno, sus tipos de presentaciones varían, desde los comprimidos a las soluciones orales, granulados, supositorios... En este caso, las dosis más habituales son las de 500 y 650 mg y la de 1 gramo.

Efectos secundarios: A diferencia del ibuprofeno, su consumo no tiene ninguna consecuencia negativa para el estómago. En cambio, sí la puede llegar a tener para el hígado en el caso de que se haga un consumo excesivo. En el caso del paracetamol, su uso no está indicado en aquellas personas que sufren insuficiencia hepática. Pero, eso si, ojo si estás embarazada. Aquí te contamos lo que puede pasar si se abusa del medicamento en plena gestación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Magazine
Enlaces recomendados: Premios Cine