11 de abril de 2012
11.04.2012

Asturias, la historia del arte

LA NUEVA ESPAÑA entrega a partir del próximo domingo un coleccionable que plantea la reconstrucción del pasado de la región a través de los hitos de su arquitectura, un enfoque inédito

11.04.2012 | 02:00
De izquierda a derecha y de arriba abajo, el castro de Coaña; el monasterio de Corias, en Cangas del Narcea; la portada de la iglesia de San Nicolás de Bari, en Avilés; la muralla de Llanes, el claustro de la catedral de Oviedo, la basílica de Covadonga; el pozo San Luis, en La Nueva (Langreo), la Universidad Laboral de Gijón y el puente de Cangas de Onís,

El primer santuario era una estructura de madera encajada en la gruta. Sobresaliendo de ella, daba la impresión de estar suspendido en el aire y alimentaba la leyenda del «milagro de Covadonga». El encantamiento duró hasta que un incendio lo destruyó en 1777. Al recibir el encargo de la reconstrucción, el arquitecto del momento, Ventura Rodríguez, concibió un gran templo circular muy al gusto neoclásico de la época, sobre un basamento cúbico por el que brotaría el agua del río Deva que manaba de la peña y encima una estructura de dos pisos, en el superior un pórtico de cuatro columnas con un frontón triangular rematado por una gran cúpula, y dentro, junto al altar, un ventanal a la altura de la cueva, un mirador para contemplar a distancia la imagen de la Virgen. El proyecto colisionó con el espíritu continuista de los canónigos, acabó detenido en seco poco después del comienzo de las obras y dejando sólo en los planos aquel proyecto de la Covadonga distinta.

La descripción de la Covadonga que fue, de la que no llegó a ser y de las vicisitudes que condujeron al aspecto actual del real sitio ponen el punto de partida a los primeros fascículos de «Asturias monumental», el coleccionable que LA NUEVA ESPAÑA entrega a sus lectores a partir del próximo domingo, 15 de abril. La obra buscará en 52 entregas una perspectiva inédita sobre los principales monumentos del Principado, tratando de reconstruir la historia a través del arte, el contexto temporal que dio a luz cada uno, qué tipo de sociedad lo hizo posible, por qué precisamente así y qué herramientas y materiales ha aportado la historia para la edificación de cada obra de arte.

Con la primera entrega, las tapas y el primer fascículo, el recorrido echa a andar en Covadonga, el principio de todo en atención al simbolismo de la cuna de la monarquía asturiana y a las modificaciones que experimentó el proyecto a través de los siglos. El viaje, meticuloso y muy visual, se prolongará después, por orden cronológico, abarcando el mapa de Asturias y los distintos períodos de su historia, desde el castro de Coaña a la Universidad Laboral de Gijón, de los primitivos poblados astures a la arquitectura del franquismo y del puente de Cangas de Onís a los castilletes mineros, sin dejar en el camino ni la Catedral, ni la Universidad de Oviedo ni ninguno de los hitos señeros de la arquitectura civil y religiosa muy particular de cada etapa del pasado de Asturias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook