María Jesús Rodríguez Fuentes, directora de la fábrica de mermeladas Rustic Queen. Fabrican mermelada de arándanos y frambuesa de productores locales. Y están innovando para sacar al mercado nuevos productos a partir del arándano.

María Jesús Rodríguez Fuentes dirige la fábrica de mermeladas Rustic Queen, la única empresa agroalimentaria del polígono de Carrales, en Caravia. La "reina rústica" no sólo es un proyecto en torno a las plantaciones locales de arándano, también es reflejo de la voluntad de un empresario madrileño de dinamizar el campo asturiano y promover el nacimiento de una industria agroalimentaria en la zona fomentando la colaboración con otros productores.

Aprovechar lo que se descartaba. "La fábrica parte de la iniciativa de Fernando Gómez Rivero, empresario de Madrid cuya familia materna es de Sales (Colunga). Quería desarrollar algún negocio ligado al campo en Asturias. Se inició comprando diversas fincas en el Occidente y el Oriente, donde comenzó con ternera asturiana y cerdo asturcelta. Luego, en la época en que empezaron a proliferar las plantaciones de arándanos, montó también una. Con el paso del tiempo, y viendo que había muchos pequeños productores, creyó que sería interesante hacer una fábrica que pudiese hacer un producto a partir del destrío, aquella parte de la producción de arándanos que no es comercial para vender al natural. No es producto malo. Por ejemplo, cuando llueve tres o cuatro días, si no lo has recogido y estás en la época de recolección, ese arándano ya no puede viajar; se pierde cuando llega a destino. O cuando los frutos tienen un tamaño que no es vendible. Eso es destrío. Fernando vio que se estaban ya produciendo en Asturias más de 500 toneladas de arándano y que el 10 por ciento de ellas era destrío".

Exportar. "Esto fue hace seis años. Nuestra fábrica de mermelada ya va para el quinto año. Rustic Queen es un nombre que hace honor a la familia de Fernando por parte de su mujer, desgraciadamente fallecida, que se apellidan Reina. Es un nombre que, además, es muy sonoro porque empezamos exportando a Inglaterra. Si queríamos dedicarnos a un solo producto de nivel medio-alto, con un 75% de fruta, nuestro comercio no podía limitarse a España".

María Jesús Rodríguez Julián Rus

También en ecológico. "Nos hemos surtido de plantaciones propias y de la compra a pequeños productores. El arándano es un producto que se puede congelar sin perder ninguna propiedad y eso nos permite tener fruto asturiano durante todo el año para poder sacar adelante nuestra mermelada, tanto en división convencional como en ecológico, ya que tenemos el certificado. También contamos con algún productor asturiano que tiene frambuesa y hacemos una pequeña partida de frambuesa".

Innovar. "Estamos colaborando también con Asincar (centro tecnológico agroalimentario ubicado en Noreña) para crear nuevos productos a partir del arándano. Hemos desarrollado un snack de arándano, una gominola de arándano natural y una gelatina natural de arándano. Todavía no los hemos sacado al mercado, pero tenemos las pruebas. La colaboración con Asincar, que mantenemos desde 2017, es indispensable. Son proyectos de investigación que han llevado, unos seis meses y otros más de un año. No solo hay que encontrar la fórmula del producto, también ver cómo se mantiene y evoluciona a lo largo de los meses. Con el arándano se pueden hacer más cosas que mermeladas. Con la mermelada, por el propio proceso de fabricación, se pierden las vitaminas pero con estos nuevos productos se pretende la mínima manipulación para conservar las vitaminas. Otro de los proyectos que tenemos es con el aguacate. A la larga haremos algo también con los aguacates".

Colaborar. "Nosotros no sólo producimos nuestros propios productos, también estamos abiertos a aquellos productores interesados en que se les haga la maquila. Que nos digan: tengo arándano o tengo tal fruta y me gustaría que me hicierais la mermelada. Ya estamos trabajando con empresas como Spanish Vitality, desarrollamos con ellos unas fórmulas de nivel: un dulce de manzana espectacular que se llama ‘Adán’ y un dulce de manzana con licor que se llama ‘Eva’".

Falta industria rural. "Creemos en el campo y en el producto. La producción en el campo asturiano es complicada porque hay muchos minifundios, pero tenemos un potencial terrible. Tenemos que crear industria en las zonas rurales, industrias que muevan la economía del campo para generar producto. En el Oriente se nos abocó al turismo; sin embargo, tenemos una tierra muy fértil no, lo siguiente".