Felipe y la nostalgia de aquella gente solidaria

ASTURIANOS EN MIERES: Felipe Burón

Julián Rus

Eduardo Lagar

Eduardo Lagar

Felipe Burón, presidente de la Asociación Cultural y Minera Santa Bárbara. Fue picador en Nicolasa, tiene de 68 años y ahora preside la Asociación Cultural y Minera Santa Bárbara, con 1.500 socios, que vela por la recuperación y la preservación del patrimonio minero, organiza las fiestas de Santa Bárbara y, en Navidad, alumbra un árbol, coloca el belén minero y organiza la cabalgata de Reyes de Mieres.

"Como estudiar no me gustaba mucho y los guajes de aquella época lo que queríamos era manejar un poco de dinero y poder estar por allí a mozuces y a tomar un cubalibre, y como el trabajo sobraba, empecé en la mina con 19 años recién cumplidos. Estuve hasta 1998, que me prejubilé.

–¿Y cuando se prejubiló por qué no marchó pa Gijón, como tantos?

–Porque yo estoy encantau de la vida en Mieres. Sin despreciar Gijón, eh. Mira, voy a explicate una cosa que vas a entender perfectamente. Tengo muchos amigos que tienen pisu en Gijón o pisu en Oviedo. Con la prejubilación sabíes que ibes a cobrar el jornal enteru diez años y que no ibes a tener huelgues, eso te permitía decir: pues voy a comprar un pisu. Compañeros míos y pasen el verano allí, pero en invierno vienen acá. ¿Por qué? A ver. Si yo vivo en Gijón, puedo comprar el pisu en La Calzada, pero el amigu puede tenelu en Viesques. Y tienes que coger el autobús o el coche. Aquí sabes que fulanito y menganito paren en tal sitio, vas, tomes unos vininos y tienes buena relación con ellos. Ye más cercano, ¿sabes lo que te digo?

"Les prejubilaciones y la reconversión, como todo, tienen su lado positivo y su lado negativo. Te permitieron tener unos años el jornal íntegro, te decía. Luego mejoró del medio ambiente. Ya no hay polvo en les superficies de les ventanes. De aquella, tendíes una camisa fuera y cuando la ibes a poner estaba negra. Los ríos bajaben negros. Ahora está todo limpio. ¿Cuál ye parte negativa? Por supuesto, los puestos de trabajo que se perdieron en la minería. Les empreses que se montaron después eren más especuladores que empreses. Veníen a coger en les subvenciones y luego largase".

"Los fondos mineros fueron una novedad. Y cuando se haz una cosa nueva tú cometes errores . Entonces, les administraciones no supieron aprovechar el tirón. De aquella vinieron muchos millones pa Asturias. Podéis haber hecho unes inversiones en les carencies que teníes. ¿Cómo ye posible que a día de hoy no tengamos un enlace ferroviariu con el Aeropuerto, con la cantidad de millones de vinieron? ¿Cómo ye posible que la ciudad de Perlora no tenga un proyecto con lo que aquello fue para la gente de la zona central de Asturias? Aquí todo dios se dedicó a hacer un proyecto de museo. Museo de la Lechería, queríen hacer el de la bicicleta, museo del esquí... ¿Pero no se dan cuenta que eso van a velo cuatro persones y que tiene que tener un mantenimientu, que no ye rentable en ningún de los casos? Y los grandes proyectos quedaron aparcaos. Yo no sé si era falta visión de futuro o que la gente que teníamos dirigiendo en esi momento Asturias no veía más allá".

"El ambiente que se palpa en Mieres… Hay que ser realistas. Somos una autonomía con muy poca gente, con una población muy envejecía. Y aquí en eso tengo que romper una lanza en favor de Aníbal Vázquez, el anterior alcalde: tienes que cuidar a la gente mayor. Tienen que poder andar pola calle tranquilamente. Tienes que preparar la ciudad para que la gente pueda movese con los tacatás y con les silles de ruedes. Antes, una persona con 70-80 años que tuviese dificultad de andar, estaben encerrados en casa. Ahora, afortunamente, salen con el tacatá y veslos por ahí. Salen y anden por la calle tranquilamente porque el tráfico quitóse del centro de las ciudades y viven la vida. Haz unos años teníen que quedase en casa".

"Lo que tengo claro ye que Mieres ye una ciudad que está muy bien prepará. Tien unes zones muy guapes para la gente, está en el centro de Asturias, estamos a 20 minutos de la estación de Pajares, a un poco más de Fuentes de Invierno, estamos a 20 minutos de Gijón y de les playes. Tenemos de todo. Tenemos universidad, tenemos colegios, escueles de 0 a 3 años, tenemos dos centros de salud, un hospital, tenemos de todo. Y no nos haz falta coche pa na.

–Entonces cómo se explica que la gente joven siga marchando a la Corredoria, por ejemplo.

–Porque los pisos están más baratos. Aquí el problema que tenemos es que no hay sitios para construir y como tienes poco suelu, los pisos están realmente caros. Aparte de la situación del parque de vivienda que tenemos. Tenemos aquí dos barriades, como son San Pedro y Santa Marina, que están construidas de los años 60 pero no tienen ascensor. Son de tres pisos y estamos en una sociedad envejecida. Yo, con 68 años y subo con la gorra, pero dentro de 5 años a lo mejor no. Acuérdome que decía Villa, el dirigente del SOMA, que había que tirar les barriaes y volver a construir. Decíes: este tío está loco, pero viendolo desde la perspectiva igual digo que por qué no. Ahora que tenemos una sociedad muy envejecida, si tirases y construyeras con ascensores, con la eficiencia energética que te piden…. Mieres ye una ciudad muy agradable para vivir. Pero, claro, tienes que tener lo que tienes que tener y como lo tienes que tener.

–Hay mucha nostalgia en las Cuencas que aquel pasado esplendoroso. ¿Usted cómo anda de nostalgia?

–Yo tengo la nostalgia de la calidad de la gente que había antes. Era muy solidaria. No puedo decir lo mismo de ahora. No ye que la gente sea mala, no. Pero hoy vives más pa ti mismo, no te relaciones tanto como nos relacionábamos antes. En ese sentido, perdimos. Son épocas diferentes. A mí aquello gustábame. Había más solidaridad, más respeto. Hoy en día yes muy individualista. Pases por ahí y ves un grupo de 15 o 16 chavales todos con el móvil y no se hablen entre ellos. Pueden estar una hora cada uno mirando el móvil y no tienen relación entre ellos. Ahora tienes inquietudes, pero individualmente no colectivamente.

–¿Tiene hijos? ¿Están en Mieres?

–Tengo dos hijes y tengo un nietín de 6 años, Hugo, que ye una maravilla. Mi hija mayor estuvo en Madrid unos años y volvieron poco antes de la pandemia. La hija menor también está aquí trabajando. Tengo esa suerte. Puedo considerarme un hombre feliz.

–Tendrá muchos amigos que no tienen esa suerte.

–Sí, tengo compañeros tienen los hijos en Estados Unidos, en Noruega, en Dubai… en casa de su madre. Estaba hablando al otru día con un compañeru, que fue a ver a los hijos a Norteamérica. Decía: tuve que coger tres aviones y la de Dios. Imagínate eso. Tenerlos cerca de casa ye un lujo. No hay dinero que lo pague. Yo llevo al mi nietu al colegio todos los días, pero no porque lo necesiten los padres, ye porque a mí me gusta hacelo.