Iván Pulido, percebero, angulero y buzo, y propietario de una empresa de comida casera para llevar. Su empresa de comida para llevar, El Hórreo, arrasa en Muros de Nalón, sobre todo durante el verano, cuando llegan a vender media tonelada de alimentos preparados cada fin de semana. Iván Pulido, con la ayuda de su madre, Covadonga Cancelas, una reputada cocinera de la zona, lleva una de las empresas más exitosas del municipio. Está habilitando una nueva gran cocina en San Esteban y prepara un nuevo punto de venta en Gijón

"Tengo 39 años y desde los 19 años soy percebero y angulero. Fue una cosa que siempre me llamó mucho. Soy de Somao y vivo en Somao, pero siempre estuve más relacionado con Muros de Nalón. Siempre hice la mi vida por toda esta zona, pegado a las playas y al río".

"Aparte de la angula y el percebe, dediqueme unos cuantos años a buzo profesional, saqué el título con veinte años. Hice de todo, desde inspecciones en pantanos, algo de emisarios, puertos, arrancar algas, el ocle famoso que se arranca por la zona de Luanco y Candás".

"Quién ta dentro no le ve tan arriesgao como el que ta fuera. Ye un modo de vida que tien que atraete. Si vas forzado, estas cosas no las haces porque ye complejo. Debajo del agua hay que tener una mente muy tranquila, igual que al percebe, nun te puede apoderar nunca el miedo. Hay circunstancias a veces que hay que solventar y tienen solventase desde la calma, no desde el nerviosismo, porque si no eso acaba en tragedia".

"El buceo lo tengo un poco abandonao. Hubo unos años en los que el buceo estaba bien pagado, era otro rollo. En el buceo hay mucho trabayo cuando hay obra pública y ahora la obra pública pues ya no. Por ejemplo, la ampliación del puerto de El Musel dio trabayo a todos los buzos de Asturias, Galicia y Cantabria. Había que hacer inspecciones para ver dónde echaban los bloques, y más cosas. Yo también hacía algo de trabajo en la ría de Avilés, limpieza de hélices, revisiones de cascos... Los barcos cuando tienen algo en la hélice, flipas, eso repercute en la estabilidad y a la hora de navegar. Subir un barco de esos a un carro de varada val una pasta diaria, así que ye mejor usar buzos. A veces en las hélices se forma una especie de anillo y tienes que romperlo a fuerza de maza o con una sierra. Depende".

"El negocio éste de la comida para llevar tampoco ye que tenga que ver con la pesca, pero siempre tuve una cabeza como muy emprendedora y, al final, analizando un poco lo que hacía falta en el concejo y lo que yo podía aportar, pensé en esto. Antes en Muros veías a los mismos vecinos todo el año, menos dos meses al año, en verano, cuando veías a los mismos veraneantes de todos los años. Pero en los últimos diez años eso es una cosa que ha cambiado. Ha venido mucha gente nueva. Además, mi madre, Covadonga Cancelas, ye muy buena cocinera. Siempre tuvo restaurantes. Uno de los últimos fue en La Corrada, que funcionó muy bien unos años. Mi madre ye una garantía. Si partes de cero y no cuentas con alguien así puedes salir escaldado".

"Llevamos aquí cinco años con el negocio. Abrí el 3 de agosto de 2017. Nos va muy bien. Sabía que iba a ir bien, pero nunca iba pensé que iba a tener la aceptación que luego tuvo. Por ejemplo, el fin de semana pasado (mediados de agosto) es fácil que se vendieran 500 kilos de comida entre viernes, sábado y domingo. Intento poner unos precios proporcionales a la calidad. Podría vender más barato, seguramente sí, pero la calidad sería peor. Yo soy muy exquisito para esas cosas y, a lo mejor lo hago mal, pero si no me convence a mí, no lo voy a vender. Creo que es un negocio que depende mucho de ti mismo, de lo que tú hagas. Mira la confitería de Busto, está en un sitio perdido, pero está llena y vende mucho porque lo que vende es bueno. Aunque estés en el lugar perfecto, como luego vendas lo que no debes…".

"La tendencia está clara con la comida. En estos últimos años la gente prefiere que se lo des hecho. El tiempo también vale dinero. Quizá cocinar tú te cueste un poco más barato de lo que yo te lo puedo vender, pero al final estás ganando calidad de vida porque ese tiempo tú lo dedicas a ir al gimnasio, a la playa, a patinar, a dar un paseo con el perro… Además, cada vez hay menos personas en las casas. Son uno, dos o tres, como mucho. Cocinar para una persona te da pereza y el gasto que genera te va a salir similar a lo que yo te voy a vender y, al final, vas a desperdiciar comida. Además, nosotros hacemos una cocina tradicional. Tenemos un poco de todo, pero buscamos siempre la esencia tradicional, que sea cocina de casa. No utilizamos aceites de alto rendimiento ni hostias en vinagre. Soy muy quisquilloso para eso, lo hago como a mí me gustaría que fuese. No ando con pijadas".

«Toda esta zona tiene un potencial increíble. No está explotada ni al cincuenta por ciento del potencial que tiene. Imagínate aquí, con esta lámina de agua que hay en San Esteban. Imagínate si aquí tuviéramos un puerto deportivo en condiciones. Durante unos años esto quedó todo muy abandonado, esto fue la cloaca de las cuencas mineras y quedó la cloaca y lo que ves aquí está levantado gracias a la inversión privada, a un constructor que construye o a uno que pone un hotel, no por lo que hayan hecho las instituciones".

"No sé si te acuerdas, pero hace veinte años San Esteban era un abandono absoluto. Recuerdo que hubo una temporada en que daban una ayuda importante para que la gente pintara a las casas, porque estaba todo muy abandonado. Esto ahora está aceptable, pero hace cuatro días.... Ahora no está mal, pero debería estar todo más cuidado. Al final, el visitante que viene aquí quiere verlo todo impoluto. Y no está mal, pero solo digo que podía estar mejor".

"Falta un impulso más para aprovechar la ría. Esto ye un tesoro, un tesoro. Hubo proyectos muy guapos, proyectos privados para hacer aquí un puerto deportivo. Pero lo echaron atrás en el Principado por el alquiler de la lámina de agua. Es algo que está en desuso y que le iba a dar un potencial enorme a ambos pueblos, a San Esteban y a La Arena. ¿Cómo puedes ser? Lo que tenían que haber hecho era: señores, ustedes tienen durante diez años el alquiler de la lámina de agua gratis y dentro de diez años negociamos. ¿Tú sabes lo que sería que dijeran que mañana van a poner aquí un puerto deportivo en condiciones?".