Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empieza el trampeo de la avispa asiática: junto a cursos de agua y nidos de otoño

El Principado pide a los Ayuntamientos que den permisos de circulación para que los voluntarios que trampean eludan los cierres por covid

Un vecino de Gijón revisa una de sus trampas caseras.

Un vecino de Gijón revisa una de sus trampas caseras.

Asturias necesita volver a hacer este año un gran esfuerzo para atajar la invasión de la avispa asiática. Una especie “aún en expansión en la región”, según los expertos, aunque la acción colectiva ha logrado frenar el crecimiento exponencial de años anteriores.

La Consejería de Medio Rural acaba de lanzar una nueva campaña de control para la captura de reinas y de las primeras obreras, cuya duración establece entre mediados de febrero y mediados de junio. Un trampeo que puede complicarse por las medidas de control de la pandemia de coronavirus en algunos concejos, con los consiguientes decretos de cierres perimetrales.

Para evitar que esos cierres disuadan a los voluntarios que tan eficazmente colaboraron el año pasado en el control de la especie invasora, la Consejería ha hecho llegar una circular a los Ayuntamientos en la que les propone “que se establezca un sistema de permisos de circulación para los voluntarios” que lo necesiten para controlar las trampas, que requieren supervisiones cada 15 días para cambiar el atrayente. La Consejería pide que se faciliten esas circulaciones ya sean trampas recibidas por los voluntarios a través de los coordinadores municipales “o que hayan colocado ellos mismos” pero estén registradas en Avisap.

Para ayudar en ese trampeo pueden servir algunas de las claves que se recogen en el informe realizado sobre todo el trabajo llevado a cabo el pasado año en torno a la avispa asiática en Asturias. Estas son algunas claves:

¿Cuándo llegó a Asturias?

La invasión se inicia en Asturias en 2014 y entró por los extremos oriental y occidental de la región. Buen clima, abundancia de alimento y ausencia de depredadores eficaces contra ellos han provocado una “excelente adaptación”. Preocupan los “graves daños a corto plazo en el plano económico”, principalmente en la apicultura y la fruticultura. Es muy significativo el mapa de extensión de la presencia de velutina en los últimos años.

¿Por dónde empezar?

El informe del 2020 indica que se debe empezar el trampeo por las zonas más costeras o de menor altitud porque las temperaturas suelen ser superiores y eso influye en la salida de la hibernación de las reinas.

¿Dónde colocar trampas?

Se deben elegir ubicaciones soleadas, preferentemente orientadas al Sur o al Sureste y resguardadas del viento. Cercanas a plantas atrayentes, que en el caso de Asturias se ha visto que son las camelias, callistemos, cítricos, hiedra florida, y frutales con flor como cerezos o ciruelos. También en árboles con pulgón como el sauce. Las trampas deben ir colgadas a metro y medio del suelo.

Cómo hacer una trampa casera para la velutina

Una trampa selectiva usando recipientes de plástico

Salidas para insectos de menos tamaño (de 6,5 mm)

Entradas laterales, ambas al mismo nivel

Con otra pieza se puede proteger contra la lluvia

Tapones con diámetro de 8,5 mm

Líquido atrayente selectivo

• Fechas clave.Lo fundamental es atrapar a las reinas. Entre febrero y mayo es la mejor época de captura, aunque varía según la zona.

• El atrayente.Líquidos muy dulces. A cualquier zumo, hasta a la sidra casera, se le puede echar azúcar en abundancia, al igual que levadura, y será efectivo.

• Dónde colocarlas.Separadas por 300 metros, en lugares al sol, cerca de flores y de algún punto de agua. Entre 1,5 y 2 metros del suelo.

• Cuándo cambiar el líquido atrayente.Cada dos semanas si han sido de mucho calor. Cada tres o cuatro en condiciones de más frío.

Cómo hacer una trampa

casera para la velutina

Una trampa selectiva usando

recipientes de plástico

Salidas para insectos de menos tamaño (de 6,5 mm)

Entradas laterales, ambas al mismo nivel

Tapones con diámetro de 8,5 mm

Líquido atrayente selectivo

Con otra pieza se puede proteger contra la lluvia

• Fechas clave.Lo fundamental es atrapar a las reinas. Entre febrero y mayo es la mejor época de captura, aunque varía según la zona.

• El atrayente.Líquidos muy dulces. A cualquier zumo, hasta a la sidra casera, se le puede echar azúcar en abundancia, al igual que levadura, y será efectivo.

• Dónde colocarlas.Separadas por 300 metros, en lugares al sol, cerca de flores y de algún punto de agua. Entre 1,5 y 2 metros del suelo.

• Cuándo cambiar el líquido atrayente.Cada dos semanas si han sido de mucho calor. Cada tres o cuatro en condiciones de más frío.

Cómo hacer una trampa casera para la velutina

Una trampa selectiva usando recipientes de plástico

Salidas para insectos de menos tamaño (de 6,5 mm)

Entradas laterales, ambas al mismo nivel

Con otra pieza se puede proteger contra la lluvia

Tapones con diámetro de 8,5 mm

Líquido atrayente selectivo

• Fechas clave.Lo fundamental es atrapar a las reinas. Entre febrero y mayo es la mejor época de captura, aunque varía según la zona.

• El atrayente.Líquidos muy dulces. A cualquier zumo, hasta a la sidra casera, se le puede echar azúcar en abundancia, al igual que levadura, y será efectivo.

• Dónde colocarlas.Separadas por 300 metros, en lugares al sol, cerca de flores y de algún punto de agua. Entre 1,5 y 2 metros del suelo.

• Cuándo cambiar el líquido atrayente.Cada dos semanas si han sido de mucho calor. Cada tres o cuatro en condiciones de más frío.

La experiencia de ubicaciones idóneas

El informe del 2020 indica que la captura de reinas empezó a ser sustancial a partir de mediados de abril, aunque se iniciaron ya en marzo. Poner trampas cerca de cursos de agua fue una de las decisiones que influyó muy positivamente en el número de capturas. Y otra variable que determinó la eficacia del trampeo fue que la trampa estuviera cerca de un nido no eliminado en el otoño del año anterior.

¿Perjudican las trampas a otros insectos?

En los recuentos periódicos de trampas que se hicieron el año pasado y que se documentaron, a parte de reinas de Vespa velutina se anotaron también capturas de obreras, avispón europeo, otras avispas y también abejas. En concreto se dice que la captura de abejas “fue insignificante, probablemente por el efecto repelente que ejerce sobre ellas el propio líquido atrayente de las trampas”.

Cómo distinguir a la velutina

Avispa asiática

Abdomen marrón con franja amarilla. Patas de color marrón y naranja.

Tamaño: 3 cm.

Abeja

Tórax y abdomen amarillo y negro. Patas negras.

Tamaño: 1 a 2 cm.

Avispa común

Tórax y abdomen amarillo y negro. Patas amarillas.

Tamaño: 1 a 2 cm.

Avispón

Tórax negro-marrón. Abdomen amarillo y negro. Patas marrones.

Tamaño: 3 cm.

EL CICLO DE LA AVISPA ASIÁTICA

OTOÑO

INVIERNO

PRIMAVERA

VERANO

Hibernación

Las reinas hibernan fuera de los nidos (en huecos de los árboles, rocas o suelo).

Abril-mayo

Nacimiento de las avispas femeninas (las obreras) y traslado del nido a zonas más altas.

Septiembre-octubre

Máximo de individuos en la colonia. Comienzan las fecundaciones que darán lugar a las reinas del año siguiente.

El nido y la colonia van aumentando de tamaño durante todo el verano.

Febrero-marzo

Las reinas empiezan a poner los nuevos nidos.

Cómo distinguir a la velutina

Avispa asiática

Abdomen marrón con franja amarilla. Patas de color marrón y naranja.

Tamaño: 3 cm.

Avispa común

Tórax y abdomen amarillo y negro. Patas amarillas.

Tamaño: 1 a 2 cm.

Abeja

Tórax y abdomen amarillo y negro. Patas negras.

Tamaño: 1 a 2 cm.

Avispón

Tórax negro-marrón. Abdomen amarillo y negro. Patas marrones.

Tamaño: 3 cm.

EL CICLO DE LA AVISPA ASIÁTICA

INVIERNO

Hibernación

Las reinas hibernan fuera de los nidos (en huecos de los árboles, rocas o suelo).

Febrero-marzo

Las reinas empiezan a poner los nuevos nidos.

PRIMAVERA

Abril-mayo

Nacimiento de las avispas femeninas (las obreras) y traslado del nido a zonas más altas.

VERANO

El nido y la colonia van aumentando de tamaño durante todo el verano.

OTOÑO

Septiembre-octubre

Máximo de individuos en la colonia. Comienzan las fecundaciones que darán lugar a las reinas del año siguiente.

Cómo distinguir a la velutina

Avispa asiática

Abdomen marrón con franja amarilla. Patas de color marrón y naranja.

Tamaño: 3 cm.

Abeja

Tórax y abdomen amarillo y negro. Patas negras.

Tamaño: 1 a 2 cm.

Avispa común

Tórax y abdomen amarillo y negro. Patas amarillas.

Tamaño: 1 a 2 cm.

Avispón

Tórax negro-marrón. Abdomen amarillo y negro. Patas marrones.

Tamaño: 3 cm.

EL CICLO DE LA AVISPA ASIÁTICA

OTOÑO

INVIERNO

PRIMAVERA

VERANO

Hibernación

Las reinas hibernan fuera de los nidos (en huecos de los árboles, rocas o suelo).

Abril-mayo

Nacimiento de las avispas femeninas (las obreras) y traslado del nido a zonas más altas.

Septiembre-octubre

Máximo de individuos en la colonia. Comienzan las fecundaciones que darán lugar a las reinas del año siguiente.

El nido y la colonia van aumentando de tamaño durante todo el verano.

Febrero-marzo

Las reinas empiezan a poner los nuevos nidos.

Cuando ya hay nido… ¿dónde aparecen?

La investigación relativa a la fase de desarrollo de los nidos indica que entre marzo y julio ya se pueden detectar nidos embrionarios, aunque la inmensa mayoría de los que se detectaron en Asturias en el 2020 fueron nidos ya primarios o secundarios. El 66% de los nidos se encuentran en árboles, asentándose en todo tipo de especies. Si hubiera que establecer prioridades serían alisos, castaños, nogales, manzanos, cerezos y eucaliptos. El segundo lugar en cuanto a ocupación de las avispas asiáticas lo ocupan las edificaciones (el 28% de los nidos detectados el año pasado) y un 6% aparecieron en el terreno. Se localizaron tanto en nidos casi a nivel del mar, como en cotas altas: hasta 1.233 metros, concretamente en el Valle del Lago (Somiedo). Pero la frecuencia de aparición de nidos es inversamente proporcional a la altitud: a más altitud, menos frecuencia de aparición.

¿Se salva algún concejo?

La invasora está por toda la región y aún está en fase expansiva, aunque se cree que su crecimiento ya ha dejado de ser exponencial gracias a la intensa actividad de trampeo que se da en toda la región. El año pasado se localizaron más de 8.700 nidos y se retiró la práctica totalidad. Solo en cuatro concejos no se detectó ningún nido activo. Fue en Degaña, Pesoz, San Martín de Oscos y Villanueva de Oscos. Y por el contrario, la incidencia muy alta con más de 40 nidos por cada diez kilómetros cuadrados, la tuvieron Avilés, Castrillón, Gijón y Noreña.

Compartir el artículo

stats