DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fernando Marrón Coordinador de Unión de Sectoriales Agrarias de Asturias (Usaga)

“Si los vecinos usan y gestionan el monte se sienten responsables de su conservación”

“El Gobierno debería devolver de oficio la gestión a las comunidades; lo pone la ley y hay diversas sentencias al respecto”

Fernando Marrón. | Usaga

Fernando Marrón. | Usaga

Fernando Marrón es ganadero en Salas y está al frente del sindicato Unión de Sectoriales Agrarias de Asturias (Usaga). La organización ha aglutinado a juntas vecinales y parroquias del Principado para hacerse –más bien recuperar– con la gestión de los montes en mano común que son, según señala la ley de 1980, “aquellos que pertenecen a agrupaciones vecinales en su calidad de grupos sociales y no como entidades administrativas y que vienen aprovechándose consuetudinariamente en mano común”.

–El Parlamento asturiano acaba de aprobar la proposición no de ley para devolver la gestión de los montes de mano común a los vecinos. ¿Están contentos o quedan cosas aún por las que pelear?

–Contentos sí, pero desde luego esto es que solo se ha aprobado una proposición no de ley. Significa, ni más ni menos, una llamada de atención al gobierno para sugerirle que “debería” devolver los montes a los vecinos. No obstante, el gobierno, o sea el PSOE, por dos veces ya votó en contra de devolverlos. La última el pasado 19 de mayo, llevando además más de 40 años gestionándolos indebidamente y en contra de lo que le indica la ley. Los tenía que haber devuelto ya de oficio. Las diversas sentencias del Tribunal Superior de Justicia se lo ordenaba y no hicieron caso.

–¿Por qué cree que son tan reacios en la Administración regional a entregar la gestión y beneficios a los pueblos?

–Se ha creado una dinámica y una forma de hacer las cosas que incluso la propia administración se cree ya que esas propiedades son suyas a pesar de que la ley de Montes dice claramente que una de las condiciones es que es imprescriptible su titularidad e inalienable cederla a sus legítimos dueños: los vecinos. La cesión supone que esos recursos los pasarían a gestionar la comunidad de vecinos.

–¿De cuántos montes y vecinos hablamos?

–En la actualidad hay son más de una treintena de comunidades de vecinos que han solicitado la gestión. A día de hoy siguen apareciendo nuevas comunidades que desearían pedirla, si bien nos encontramos con una gran dificultad en este último año: no se pudieron hacer reuniones por el tema de la pandemia. Estoy seguro que una vez se puedan volver a hacer reuniones, en Usaga, junto con la coordinadora de montes vecinales en mano común y el bufete de abogados, iniciaremos de nuevo contactos donde sean necesario.

–¿Cuál es el rendimiento medio que puede generar un monte para la comunidad vecinal?

–No se puede hablar de un rendimiento medio, cada comunidad de vecinos es totalmente diferente. Las necesidades y los usos que le van a dar a su monte comunal depende de cada cual. De tal manera que en algunos lados se decidirá plantarlos, en otros se decidirá hacer pastos, en otros se dedicará a turismo, ocio, actividades deportivas, aerogeneradores, etc. La diferencia estriba en que serán las comunidades de vecinos quienes decidan el uso que le van a dar a su monte mediante decisiones adoptadas en asamblea, según viene estipulado en los acuerdos de la norma de 1980.

–¿Para qué quieren el dinero?

–Una vez decidido el uso que se le va a dar al monte en asamblea de comuneros se buscarían los medios económicos para ejercitarlos. Si ya está plantado y se vendiera o generara algún recurso, será la comunidad la que reciba el ingreso y lo gestionaría. Una parte sería para mantenimiento del monte y el resto, hay que decidir cómo invertir dentro del pueblo o el entorno del monte.

–En general, la gestión de los montes en Asturias es un poco caótica con leyes que no se aplican (la de mano común) u obsoletas que no dan salida a las necesidades para sacar mayor rendimiento a las superficies. Aparte, también hay muchos problemas en la definición de lindes. ¿Cómo mejorarlo?

–Precisamente, una vez que estén constituidas legalmente las comunidades de vecinos, estas son un ente en si que tienen capacidad administrativa para gestionar recursos de las diversas administraciones como subvenciones para hacer plantaciones, hacer tratamiento selvícolas, hacer planes de ordenaciones forestales... Todo ello redunda en una mayor eficiencia productiva de los montes, pues uno donde se hayan practicado todas estas actividades estaría dotado de caminos de acceso, puntos de agua, desbroces y, precisamente, en ese plan de ordenación forestal estaría delimitado también todos los lindes con los más avanzados sistemas actuales de geolocalización.

–Implicarse en la gestión de monte obliga a cuidarlo.

–Sí. El hecho de que los vecinos contribuyan en la gestión y uso del monte les hace sentirse dueños y a la vez responsables de su custodia, pues saben que va generar unos recursos que va a revertir en su beneficio, con lo cual es mucho más difícil que se produzcan incendios. Y, en caso de producirse, contribuirán a apagarlos, produciéndose así un doble beneficio medioambiental y de ahorro de recursos en extinción de incendios a la sociedad.

–Galicia quiere aprobar una ley para expropiar o recuperar aquellas tierras abandonadas o que no se usan por los pueblos ¿Lo ve posible o útil en Asturias?

–Si estamos hablando de la recuperación de tierras de propiedad privada infrautilizadas es algo bastante difícil, pues es propiedad privada. Pero sí que sería importante llegar a acuerdos entre propietarios y posibles administradores que gestionarán esas parcelas facilitando de alguna manera el uso y aprovechamiento para sacarle rendimiento. Eso sí. respetando en todo momento la propiedad privada. Si bien otro problema añadido y muy grave es la difícil situación en la que se encuentran la mayoría de esas parcelas, pues no está aclarado en realidad quién es el propietario pues se encuentran en trámite administrativo hereditario una gran parte. Esto es que no han llegado a un acuerdo todavía los herederos y hay dificultades incluso para concretar algún tipo de gestión.

Compartir el artículo

stats