Los datos estivales del turismo rural en Asturias son semejantes al del resto de hoteles, con un nivel de ocupación del 72,5% en el mes de julio y del 91,7 durante agosto, mientras que los campings registraron un 72 y un 92%, respectivamente.

La ocupación media de los hoteles asturianos durante el mes de julio alcanzó el 78,5%, 3,5 puntos más que en 2021 y 8,5 más que en 2019, mientras que los datos de agosto señalan una ocupación media del 92%, similar a la de 2021 y un punto por encima de la de 2019.

La patronal presentó los datos de los meses julio y agosto en el sector turístico asturiano y ha instado a que el Gobierno central ponga en marcha un plan de ayudas al sector, ya que "si se mantiene la actual inflación será muy complicado la rentabilidad de estos negocios".

Los empresarios reclaman al Ejecutivo asturiano, "una vez más, que diseñe "una política activa" en favor del sector en el que todas las consejerías implicadas se coordinen con la Viceconsejería de Infraestructuras, Medio Ambiente y Cambio Climático.

Entre otras medidas, piden la creación un plan de formación de profesionales que reduzca las carencias de personal que tiene el sector y un plan turístico del transporte para toda Asturias que esté coordinado con todos los ayuntamientos.

Los peores datos del sector se han dado en la restauración, con una ocupación en los días laborables durante el periodo de las comidas de un 41% en julio y de un 57% en agosto en el 70 por ciento de los negocios.

En relación a los datos de los fines de semana destacan los registrados en el mes de agosto, con porcentajes del 69 por ciento de locales con datos por encima del 70% de ocupación mientras que en julio los negocios que superaron este cifra fue del 59%. No obstante, los buenos datos no son suficientes" para que los negocios turísticos puedan ser rentables.