04 de diciembre de 2007
04.12.2007

Rodríguez Bolinaga asciende a coronel de la Guardia Civil

El militar, destituido como jefe de la Comandancia de Gijón hace tres años, trabaja en informática en Toledo

04.12.2007 | 01:00
Imagen de archivo de Bolinaga, durante un acto en la Comandancia de Gijón.

Antonio Rodríguez Bolinaga, que era el jefe de la Guardia Civil en Gijón cuando se produjeron los atentados del 11-M, ha ascendido a coronel. Bolinaga estuvo al frente de la Comandancia gijonesa entre el 18 de agosto de 1999 y el 16 de noviembre de 2004, cuando fue destituido por pérdida de confianza por el ministro José Antonio Alonso, primer titular de Interior en el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero. Bolinaga sigue con su ejercicio profesional en Toledo.

Gijón, F. C.

Antonio Rodríguez Bolinaga, ex jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Gijón, ha ascendido al grado de coronel. Antonio Rodríguez Bolinaga se hizo cargo de la Comandancia de la Guardia Civil de Gijón el 18 de agosto de 1999, cuando dio el relevo a su antecesor, Luis González Pérez.


Natural de Córdoba, llegó a Gijón tras pasar por destinos en Cataluña, Galicia, Castilla-La Mancha, País Vasco, Valencia, Andalucía y Oviedo, donde ascendió a teniente coronel poco antes de tomar las riendas de la Comandancia gijonesa. Su concepción militar del servicio en la Guardia Civil, recto y exigente, le hizo chocar en Gijón con las asociaciones de guardias civiles.

Bolinaga, uno de los más acreditados profesionales de su promoción, fue destituido en noviembre de 2004 por pérdida de confianza del ministro del Interior, después de que apareciera en el cuartel de Cancienes una cinta con una conversación entre el guardia civil de información Jesús Campillo y el entonces portero del club Horóscopo Francisco Javier Lavandera Villazón.

Lavandera advertía a la Guardia Civil en aquella conversación, mantenida en 2001, de que Antonio Toro y Emilio Suárez Trashorras buscaban a alguien que supiera montar bombas con teléfonos móviles. Una confidencia que previamente había realizado a mandos de la Comisaría de Policía de Gijón.

El 16 de noviembre de 2004 el Ministerio del Interior tomó la decisión de destituirle por pérdida de confianza, debido a que no envió al juez ni a sus superiores la cinta que había aparecido en el cuartel de Cancienes. Se la habían entregado con acuse de recibo y, tras efectuar copias, optó por guardarla bajo custodia al entender que ya no aportaba datos nuevos a la investigación judicial, tras los atentados del 11-M. Tras su destitución como jefe de la Comandancia de Gijón, permaneció varios meses sin destino, hasta que en julio de 2005 se incorporó a la Comandancia de Toledo, en el área de informática.

Bolinaga fue uno de los mandos policiales que declararon en la comisión de investigación del 11-M.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook