01 de julio de 2009
01.07.2009

La crisis retrasa el veraneo hasta el otoño

Las reservas se concentran al final del verano o ya en octubre en busca de precios más bajos - Los alojamientos rurales rebajan hasta la mitad las tarifas que publicitan en sus páginas web

01.07.2009 | 02:00
La crisis retrasa el veraneo hasta el otoño

Oviedo, Raquel L. MURIAS

Los turistas han cambiado sus hábitos y han adaptado sus vacaciones a la crisis. Así lo explica la Unión Hotelera de Asturias, que afirma que las reservas para este verano se están concentrando en los últimos meses de la estación o ya en la temporada baja, en otoño, porque los turistas buscan precios más bajos. Otra tendencia que se está dando este año es que las reservas se hacen con menos previsión, es decir, que los turistas llaman con escasos días de antelación, probablemente esperando a saber con certeza de cuántos ahorros disponen para irse de vacaciones y aprovechando las suculentas ofertas de última hora.

Aunque los datos no parecen muy positivos, desde la Unión Hotelera prevén que el verano se alargará más, aunque se prevé una caída del gasto medio por turista. Lo único positivo que los hoteleros regionales sacan de esta crisis es que muchas familias optarán por quedarse en Asturias y descartarán los grandes viajes al extranjero.

En cuanto al empleo en el sector, la previsión es que se reduzcan las plantillas al máximo y se limiten las contrataciones temporales, tal y como aseguran desde la Unión Hotelera. Lo que sí garantizan desde el sector es que se está llevando a cabo un gran esfuerzo empresarial para «contener» las tarifas en los alojamientos turísticos.

En los establecimientos de turismo rural la ocupación también ha caído, aunque las cifras globales de estos seis meses son mejores que las de 2008. La circunstancia que se está dando en este tipo de alojamientos es que muchos empresarios están rebajando los precios oficiales que aparecen en sus publicidades y páginas webs hasta en un 50 por ciento, algo que, según el presidente de la Asociación de Turismo Rural de Asturias, Adriano Verdasco, «no hace más que perjudicar al sector». Según Verdasco, esta situación viene desencadenada por dos circunstancias: porque hay demasiados alojamiento de este tipo y porque muchos empresarios tienen el turismo como una actividad complementaria, con lo que no les importa tirar los precios con tal de sacar algún beneficio a sus instalaciones. «Hay empresarios que hace un año pedían 150 euros por noche y ahora están ofertando a 60», asegura Verdasco, quien cree que esta política no es seria porque, según dice: «¿Es que antes estaban atracando a mano armada?».

La Asociación de Turismo Rural se plantea presentar al Principado una proposición para que se establezcan unos requisitos mínimos exigibles que han de cumplir todos aquellos que quieran abrir instalaciones de este tipo. «Que el turismo rural se haya puesto de moda no quiere decir que todo vale, hay que exigir una experiencia y que el empresario ofrezca los servicios propios: buena comida, buen servicio y asesoramientos para rutas y actividades al aire libre». Según Verdasco, hay muchos establecimientos que se venden como alojamientos rurales que no lo son. Esto, sumado al desplome de los precios, «está creando una burbuja», añade.

El número de turistas que se alojaron en campings, establecimientos de turismo rural y apartamentos en mayo en Asturias (los denominados alojamientos extrahoteleros) pasó de 22.253 personas en 2008 a 22.628 en 2009, lo que supone un crecimiento del 1,69%. El sector extrahotelero asturiano creció en mayo, tal y como refleja la encuesta publicada ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). A pesar de que este dato es positivo, el Principado continúa a la cola en cuanto a nivel de ocupación en alojamientos rurales, sólo por delante de Murcia. En la imagen, ofertas en una web turística.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine