16 de julio de 2009
16.07.2009
 

Los padres ven inseguro que los escolares compartan autobuses con viajeros adultos

Las familias afirman que una línea regular puede usarla cualquiera y piden vigilancia si la medida, que analiza Educación, se aplica

16.07.2009 | 02:00
Niños jugando en una parada de autobús escolar del centro de Oviedo.

Oviedo,

Elena FERNÁNDEZ-PELLO

La posibilidad de que el próximo curso las líneas regulares de transporte que operan en la región asuman el traslado de los escolares al colegio inquieta a los padres por sus consecuencias para la seguridad de los niños. La propuesta, según fuentes de la Consejería de Educación, no partió de la Administración, sino de los propios empresarios, que con esa medida confían en rentabilizar sus itinerarios en el ámbito rural. Los padres, menos interesados por la eficiencia de los recursos que por la seguridad de sus hijos, exigen garantías de que los niños viajarán sentados y con el cinturón puesto y consideran conveniente que un acompañante se responsabilice de ellos, sobre todo de los más pequeños, durante el viaje.


El presidente de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de centros públicos de Asturias (FAPA) «Miguel Virgós», Jesús Antonio Fernández Corrales, considera que «en principio, la idea no es mala». Fernández Corrales ya había tenido noticias por parte de la Administración regional de esta posibilidad, y es de la opinión de que «hay que optimizar los recursos». «Si se puede conjugar eso con la seguridad, bienvenido sea. Redundará en beneficio de los niños y de los habitantes de esos pueblos», manifestó. Eso sí, puntualizó que «los niños deben ir bien atendidos» y señaló que «es posible que necesiten acompañamiento, sobre todo los más pequeños». En cualquier caso, Fernández Corrales está dispuesto a «colaborar y dar un margen de confianza» a la Administración para sacar adelante lo que, según la Consejería, aún está en estudio.


Las apreciaciones de Marisa Formoso, presidenta de la federación de Gijón, FAPAS-Xixón, son más rotundas. «Llevamos años peleando por la seguridad en el transporte, pidiendo que los niños vayan acompañados, con el cinturón... Si viajan en una línea regular, ¿qué va a pasar con todo eso?», plantea. A su juicio, esta idea «no tiene sentido», más aún, «es el colmo». «A un autobús regular puede subir cualquier persona y con cualquier intención», señala Formoso, que no cree necesario exponer a niños de seis y siete años, incluso más pequeños, a ese riesgo. Quizá, concede, esa iniciativa facilite los traslados de los alumnos de Bachillerato habilitando paradas que antes no existían en los itinerarios. De todos modos, la representante de los padres de Gijón ve «complicadilla» la organización de esas rutas.


Un sistema similar al que se quiere implantar ahora en Asturias echó a andar hace un par de años en Galicia, y Fernández Corrales cita una experiencia en ese sentido en el oriente de Asturias. De salir adelante la propuesta del Consorcio de Transportes, apunta Formoso, quedará por resolver el traslado de los niños que viven en zonas más apartadas, hasta donde difícilmente se desviarán los autobuses regulares.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine