21 de noviembre de 2009
21.11.2009
Debate por la gestión de una especie emblemática en Asturias
 

El Principado desoye a pescadores y alcaldes y afirma que la norma del salmón es «definitiva»

Medio Ambiente intenta calmar la crítica y anuncia que duplicará los controles al cormorán l Sólo se registraron 7 renuncias al coto de las 2.231 solicitudes

21.11.2009 | 01:00

Oviedo, Raquel L. MURIAS


«Esta norma es la definitiva». Así de contundente se mostró ayer la viceconsejera de Medio Ambiente del Principado de Asturias, Belén Fernández, que descarta abrir una nueva ronda de negociaciones con los pescadores para hacer otra normativa de pesca del salmón alternativa, tal y como solicitaron el presidente de la Federación Asturiana de Concejos de Asturias (FACC), Juan Fernández Pereiro (PSOE), y las mismas asociaciones de deportistas.


La normativa de pesca de salmón para la temporada 2010, la más restrictiva en la historia de Asturias, ha revuelto las aguas entre Administración, alcaldes, pescadores y ribereños. Esta norma, que limita la pesca para hacer frente al declive de la presencia del salmón en los ríos asturianos, no gusta a muchos de los pescadores, que consideran excesiva la reducción del cupo (que pasa de ocho a tres) y que sólo permita la pesca con muerte durante dos meses y medio, en contra de los cuatro meses del año pasado.


A pesar de las críticas, Belén Fernández, principal artífice del documento, defiende la normativa, «la pesca responsable es el único camino», matiza Fernández, y para apaciguar el temporal anuncia que en la próxima campaña se llevarán a cabo controles sobre los cormoranes, una de las peticiones históricas de los pescadores, que acusan a este animal predador de terminar con el salmón en los ríos asturianos.


En concreto, se llevarán controles en las principales cuencas asturianas sobre 260 ejemplares, una cifra que duplica la del año pasado, que fue de 130. Los controles se extenderán hasta el mes de abril, y tal y como explica la Viceconsejera, «con esta medida contribuiremos al control de la predación, que es necesario».


Y mientras la normativa de pesca no hace más que ganar detractores, ayer se conoció la cifra oficial de los pescadores que decidieron renunciar a su solicitud de cupo. Las cifras demuestran que a pesar de que la norma no gusta, los pescadores y ribereños saldrán a pescar. De hecho, de las 2.231 solicitudes que se presentaron para solicitar coto salmonero para pescar en Asturias, sólo siete solicitaron la renuncia. El sorteo de cupos tendrá lugar el lunes. a las doce de la mañana, en Oviedo.


Otras de las cuestiones que más molestaron a los pescadores y ribereños, incluso a los que en un primer momento se mostraron a favor de la normativa, es que el campanu, el primer salmón que sale de los ríos asturianos y todo un hito y honor para quien lo pesca, pierde su esencia con esta norma. Y es que al comenzar la temporada con un mes y medio de pesca sin muerte, puede darse la casualidad de que el salmón pique, pero tiene que devolverse al río con vida. A pesar de que fueron varias las asociaciones que solicitaron abiertamente que se hiciese una «excepción» con el campanu, ya fuera permitiendo sacrificarlo o garantizando que los guardas diesen fe de que el primer salmón de la temporada había sido capturado aunque tuviese que devolverse al río, Belén Fernández es tajante en este tema y descarta esta posibilidad. Explica la Viceconsejera que sería complicado establecer esa excepción que piden los pescadores cuando en la normativa está establecido un período de pesca sin muerte y, además, asegura que lo lógico es que el campanu sea el primer salmón que se pueda sacrificar y sacar a subasta. Fernández cuenta en este punto con el respaldo del alcalde de Salas, donde cada año se subasta el campanu.


Los datos de las capturas de salmones en Asturias desde que se tienen datos apuntan un declive sin freno de la presencia de este pez en los ríos. El año pasado las capturas tocaron fondo y sólo se sacaron de los cauces 356 salmones, «y por eso esta normativa», explica la Viceconsejera, que defiende que, a pesar de las críticas, «hemos debatido mucho, hablado y negociado, y hemos sido mucho menos estrictos de lo que se proponía en la primera propuesta, la de septiembre».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído