30 de enero de 2010
30.01.2010
 

Espina propone otro vertedero o una incineradora de menos residuos

El posible candidato de IU a las elecciones locales de 2011 criticó la actitud "egoísta" de Ayuntamientos como el de Oviedo

30.01.2010 | 14:16

El posible candidato de IU a las elecciones locales de 2011, Jorge Espina, sostuvo que pese a que el punto de partida de su formación política es "no a la incineradora", IU no se va "a negar en banda por una cuestión de no se sabe qué" a la instalación de un horno incinerador, si es estrictamente necesario. No obstante, dijo que hoy por hoy hay otras alternativas que no se están barajando como el reciclaje.

Espina, licenciado en Derecho y profesor de instituto, explicó que en el programa electoral de IU se recoge la posibilidad de que si todos los informes técnicos afirman que en el 2015 no hay más capacidad del vertedero, se abra un debate en toda la comunidad autónoma. Según él, aunque la incineradora se pusiera en Serín, debido a los vientos que predominantemente soplan en Asturias, "la mayoría de la mierda" iría para Corvera o Llanera, por lo que no se debe dejar de tener en cuenta a los habitantes de concejos próximos

Espina comparó la situación con la del vertedero de residuos industriales de Asturiana de Zinc en Carbaínos (Gijón). Según él, pese a que la empresa está en Castrillón y lo lógico podría ser que el vertedero esté allí, la distancia en la zona central es muy corta y si tiene un efecto medioambiental en el terreno lo va a tener igual en los concejos colindantes.

Para él, las alternativas pasan por poner otro vertedero u optar por una labor de incineración de los menores residuos posibles, aunque criticó que el Principado no ejecutara todas las partidas destinadas a medidas de reciclaje.

Por todo ello, antes de instalar una incineradora, abogó por ahondar en otras posibilidades, como el reciclaje y criticó la actitud "egoísta" de ayuntamientos como el de Oviedo, que no están haciendo "esfuerzos" en esta materia. De esta criba exceptuó a Gijón.

En cuanto a su posible candidatura, apoyada por el que fuera cabeza de lista, Jesús Montes Estrada, dijo ofrecer un cambio generacional y un mensaje muy vinculado a las raíces de IU, al tiempo que abre la puerta a nuevos sectores no tan vinculados al tradicional de clase obrera, vinculado al Partido Comunista.

Asimismo, apostó por superar las crisis internas que, en su opinión, se notan más en IU porque los militantes son siempre más exigentes. En este sentido, comparó la situación con la del PP en Gijón que, según él, con crisis internas más graves pero luego logran subir dos o tres concejales. "Sacaron doce en las últimas elecciones con una candidata cuestionada por la mitad de la militancia", recordó.

En cuanto a los cambios que se avecinan en las próximas elecciones, apuntó que no da nada "por cerrado" en ninguno de los tres partidos políticos. Por un lado, no descartó que si el PSOE ve las cosas complicadas la actual alcaldesa, Paz Fernández Felgueroso, vuelva a presentarse, mientras que en el PP no desechó la idea de que Pilar Fernández Pardo vaya en la lista autonómica.

En lo que se refiere a su partido, indicó que hasta la asamblea de octubre no habrá nuevo candidato y, aunque le complace ser apoyado por una amplia mayoría de IU, puede haber otras personas que opten a ser cabezas de lista. Es más, indicó que su futura paternidad -espera un hijo para el próximo mes de mayo_influirá en gran parte en su decisión personal de aceptar o no el ser candidato.

Espina dijo desconocer si todos estos cambios serán una oportunidad o una desventaja de cara a conseguir el apoyo de los electores. "Es una incógnita", añadió. No obstante, consideró que a IU será a quien menos afecte el cambio del cabeza de lista, ya que importa más el equipo que le rodee y el programa que defienda.

Por otro lado, reconoció no estar preparado para las peleas verbales entre concejales que cada vez son más frecuentes en los Plenos municipales. Unos episodios que tildó de "lo más desagradable de la vida política". También rechazó la acusación del PP de que IU sólo buscar garantizarse "la poltrona" en el Gobierno gracias a pactos. En este sentido, recordó que IU estuvo año y medio en la oposición dentro del Parlamento regional por no responder la oferta del PSOE a sus posicionamientos y no dudo en que puedan volverlo a hacer si es preciso.

Es más, recalcó que ninguno de los concejales de IU, ni él mismo, se dedican profesionalmente a la política, ya que tienen ocupaciones, uno está ya prejubilado y otro tiene su puesto en Arcelor. "No hay profesionales de la política como los hay en el PP", afirmó. En el PP son "simplemente concejales, no tienen otro sustento económico", dijo.

En cuanto a un posible pacto de Gobierno municipal en la próxima legislatura, indicó que la pretensión primera es aumentar el peso político de IU. Para él, es un objetivo "fácilmente alcanzable" el remontar un concejal más e incluso no descartó que dos.

No obstante, si hubiera pacto, adelantó que la intención es influir más en el Gobierno municipal por lo que advirtió al PSOE que no piense que hay concejalías como Urbanismo o Empleo "intocables" y en las que "el hermano pobre de IU no puede entrar".

Sobre el área municipal de Cooperación, incidió en la "posición hipócrita" del PP al criticar unos viajes, para él necesarios para certificar los proyectos en los que el Ayuntamiento invierte mucho dinero público. Asimismo, acusó al PP de tener una "obsesión enfermiza" con Cuba.

Respecto a Gijón, apostó por que vuelva a ser fundamentalmente industrial y por que El Musel sirva de referencia para las pymes que se puedan asentar alrededor dando valor añadido a los productos que se hagan por ejemplo en Arcelor o Dupont.

Asimismo, animó a aprovechar la futura Zona de Actividades Logísticas e Industriales de Asturias (Zalia), el polígono de La Peñona y todo el valle de Carreño para que el futuro industrial pase por ahí, sin descuidar, eso sí, el turismo, el comercio o el sector servicios.

Espina diferenció la apuesta del PSOE por las industrias tecnológicas y energéticas de la de IU. Sobre esto, explicó que mientras que el PSOE en el Principado defiende la creación de un polo energético en El Musel para exportar energía, IU quiere que éste sirva para atraer industria a la región.

Para él, es más rentable utilizar el polo energético para atraer empresas que creen miles de empleos que para exportar energía por ejemplo a Valladolid y que las compañías se instalen allí, mientras en Asturias se queda la contaminación. "No sé si es una falta de apuesta del PSOE o que tienen otro modelo económico", dijo.

Sobre El Musel, apostó por que primero se termine la obra y luego se depuren las posibles responsabilidades penales o políticas, para evitar paralizar la ampliación. Asimismo, incidió en que el PP por un lado critique que la denuncia de Los Verdes ante la UE entorpecía la ampliación y, por otro, se sume a ella. "Tiene un discurso aquí y otro en el Parlamento Europeo", apostilló.

En cuanto al Plan General de Ordenación (PGO), destacó que es difícil que haya un debate más abierto, aunque indicó que no sabría a quién achacar "la chapuza anterior", que llevó a su anulación. Espina pidió un poco "de altura de miras" para apreciar que la mayoría de los gijoneses vive en el casco urbano y que hay un núcleo rural a preservar, que no es sólo del interés de quien lo habita.

"La ciudad no puede crecer infinitamente", dijo. En el caso concreto de Cabueñes, apuntó que habrá que debatir si es un entorno rural en un área donde está un hospital, el tanatorio, la Laboral y un parque científico, donde los edificios tienen bloques de cuatro y cinco alturas.

"Lo que no se puede discutir es que la ciudad va a llegar hasta Cabueñes", indicó. Y es que para Espina lo egoísta sería pedir que la ciudad creciera por otros lados, ya que la zona Sur y la Oeste soportan siempre la "agresión" a la zona rural. EP

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído