13 de marzo de 2010
13.03.2010

«La ley de violencia de género provoca paro», asegura el juez Francisco Serrano

El magistrado sevillano cita el ejemplo de un empresario que tuvo que cerrar su negocio y despedir a sus empleados a causa de una orden de alejamiento

13.03.2010 | 01:00
Díaz, Pérez, Campo y Serrano, en un momento de la tertulia en el Reconquista.

Oviedo, Marta PÉREZ

El polémico juez Francisco Serrano, que considera la ley de la violencia de género discriminatoria con los hombres, intervino ayer en Oviedo en unas jornadas críticas con esta ley, en medio de una lluvia de protestas del Instituto Asturiano de la Mujer. LA NUEVA ESPAÑA reunió antes del acto a los ponentes de la jornada en una tertulia. Además de Serrano, el juez de Gijón Ángel Luis Campo Izquierdo y los abogados Antonio Díaz Solís y Luis Pérez. Todos son críticos con la ley.


FRANCISCO SERRANO. No me han sorprendido demasiado las críticas. Después de lo del «Felpuyo» -se refiere al premio «Felpeyu»-, veo qué tipo de talante hay. Tras estos colectivos se esconden resentimiento y oportunismo.


ÁNGEL LUIS CAMPO. En este país hay que empezar a dejar opinar a todo el mundo.


FRANCISCO SERRANO. Son un sector muy minoritario. La mayoría piensan como nosotros. Y no todo son críticas. Hoy mismo he recibido una carta de un hombre que me ha dicho que mi postura le ha animado a seguir luchando por la custodia de los hijos.


ÁNGEL LUIS CAMPO. Nos achacan que estamos en contra de la ley de violencia de género. No. Esa ley tiene parte buena y parte mala. El espíritu, cómo nació, es bueno. Pero tiene cosas malas y muy malas. Que el maltrato no sea de hombre o de mujer, que sea maltrato.


ANTONIO DÍAZ. La orden de protección, cuando salió, yo la veía positiva.


LUIS PÉREZ. No se puede salir con una idea general de que estamos en contra de la violencia de género y de que no hay mujeres maltratadas.


ÁNGEL LUIS CAMPO. Esta ley no deja a las mujeres la libertad de decidir. El Estado tiene que ayudarnos, pero no decidir por nosotros. Es lo que está haciendo esta ley, decidir por las mujeres.


FRANCISCO SERRANO. Es humillante. Es volver a situaciones del machismo de hace cuarenta años. Esta gente lo único que quiere es tener una ley de violencia de género para castigar. Y nosotros decimos que no, que la ley sirve para educar, prevenir y, si es necesario, castigar. Ahí está el Código Penal. Además sale todo el mundo perjudicado, porque a la auténtica maltratada no le estamos dando la protección adecuada. Estamos perjudicando también a muchos hombres que quieren estar con sus hijos, a muchos hijos que quieren estar con sus padres. Y a la economía. La ley genera paro. ¿Cómo genera paro? Voy a contar el caso de un empresario de Córdoba con una empresa de forja de catorce trabajadores. Hay una orden de alejamiento de 500 metros de su mujer y el hombre no se puede acercar a su empresa. La empresa al carajo. Catorce empleados a la calle.


ÁNGEL LUIS CAMPO. Y luego es discriminatoria. En Zamora se está subvencionando contratar a una mujer maltratada con 6.000 euros, cuando hay mujeres que sin ser maltratadas están en una situación muy grave, pero como no son maltratadas nadie les va a ayudar. Eso es discriminación. Otro asunto, las pensiones de viudedad. La quieren vincular a la pensión compensatoria, salvo que seas una mujer que haya presentado una denuncia por malos tratos. O la cuestión de los niños. Si quedan huérfanos a consecuencia de una agresión entre los progenitores, si muere la mujer el padre no tiene derecho a coger la pensión de viudedad, pero los hijos tienen derecho a cobrar la pensión de orfandad. Pero a la inversa, no.


FRANCISCO SERRANO. Llevamos ocho mujeres asesinadas este año y cinco hombres. Están contados. Luego está el nivel de suicidios, la desesperación conduce a eso. A un padre que le priven de la presencia de los niños. Es un tema tabú.


ÁNGEL LUIS CAMPO. También habría que tocar las denuncias. Ahí no coincidimos Serrano y yo.


FRANCISCO SERRANO. Las denuncias, a parte de falsas, muchas son infundadas. Yo pongo el ejemplo del sensor del aeropuerto. Hay dos sensores, un sensor para mujeres y un sensor para hombres. Por el sensor de las mujeres puedes pasar con unas tijeras, con un cuchillo, con un hacha, pero no eres peligroso. Con el de los hombres pasas con un pin en la solapa y ya eres sospechoso. Te detienen para investigar qué es eso que asoma. Y eso que asoma es un pin.


ÁNGEL LUIS CAMPO. Cuando hablamos de denuncias falsas, lo hacemos de forma coloquial, no hay nada que se pueda probar. El que pierde el carné de identidad si lo va a renovar tiene que pagar una tasa, salvo que denuncie que se lo han robado. Y en los Juzgados de instrucción tenemos mil denuncias en España de hurto para evitar pagar esa tasa, que se sobreseen. Son denuncias falsas o no. No se sabe por qué no hay una sentencia. Hagamos una ley que castigue a todos los que maltratan y que proteja a todos los que son maltratados. Es lo único que pedimos.


LUIS PÉREZ. Si es que el reproche viene de la ignorancia. Esto hablado como se está comentando ahora, en esta tertulia, el que piense de otra manera es un ignorante.


ÁNGEL LUIS CAMPO. Pero hay miedo a decir las cosas en contra de esta ley.


FRANCISCO SERRANO. Porque es ir contra la ideología que la inspira.


ANTONIO DÍAZ. Otra cosa que yo veo discriminatoria: si se pone una denuncia por maltrato, automáticamente se cierra la vía de la custodia compartida.


Pasa a la página siguiente

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído