25 de marzo de 2010
25.03.2010
 

El juez decide este mes sobre la denuncia de un policía de Grado insultado en internet

25.03.2010 | 01:00

Oviedo,

M. PÉREZ

El inspector jefe de la Policía Local de Grado, José Cuevas Yáñez, harto de recibir continuas amenazas, insultos y ataques personales a través de un foro de internet, decidió denunciar el caso ante la justicia el pasado mes de julio. Un vecino de Grado, A. F. G., reconoció la autoría de los mensajes.


El despacho de abogados Queipo y Riego ha denunciado tanto al autor del mensaje como al administrador de la web donde se escribieron los contenidos supuestamente injuriosos. El juicio está a punto de celebrarse: está señalado para mediados del mes que viene.


En la mayoría de los comentarios publicados en internet se cuestiona la profesionalidad del inspector jefe de la Policía Local de Grado. Bajo el nombre de «Sois unos nazis», el acusado escribió en octubre de 2008 frases como: «Cuevas es un facha subnormal como la mayoría de gente de Grado, no sabe dónde tiene la mano derecha».


El agente, de baja en la actualidad, explicó en su momento que consideraba «de cobardes» hacer este tipo de acusaciones en internet, «donde no hay que dar la cara y se puede decir cualquier cosa bajo el paraguas del anonimato».


La paciencia del jefe de la Policía Local se agotó cuando su familia también se vio implicada en, al menos, dos de los mensajes.

La ley


Es una materia reciente y no existe mucha jurisprudencia. La ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico exonera de responsabilidad a los prestadores de servicios de alojamiento o almacenamiento de datos siempre que no tengan conocimiento efectivo de que la actividad o la información almacenada es ilícita o si lo tienen, actúen con diligencia para retirar los datos o hacer imposible el acceso a ellos.


Las sentencias


Los jueces estiman que no se puede determinar la imputación del responsable de la página web, dado que, a diferencia de los medios escritos tradicionales en los que existe un conocimiento previo del contenido publicado, en la red «no resulta posible» un filtrado pleno del contenido de los mensajes. Los jueces también explican que puede suceder que se utilice el foro para verter expresiones ilícitas sin que el administrador sea capaz de discernir que lo son.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Lo último Lo más leído