20 de abril de 2010
20.04.2010
Asturias reclama el cobro de impagos

Areces no logra un acuerdo firme de Cuba para abonar la deuda a las empresas asturianas





La Habana, que debe 23 millones de euros a firmas regionales, asegura que pagará «en breve» pero con «flexibilidad»

20.04.2010 | 02:00
La delegación institucional asturiana, ante un edificio rehabilitado en La Habana.

La Habana (Cuba),

Pablo GALLEGO, enviado especial de LA NUEVA ESPAÑA

El régimen cubano debe a las empresas asturianas con negocios en Cuba 30 millones de dólares, unos 23 millones de euros. De esta cantidad, 21,5 millones de euros se concentran en tres de estas compañías. El viceministro primero de Comercio Exterior e Inversiones Extranjeras, Antonio Carricarti, se ha comprometido con el presidente del Principado de Asturias a que el Gobierno de Raúl Castro afrontará sus deudas «en un plazo breve» y «con flexibilidad», al menos con aquellas compañías a las que el régimen debe cifras más asequibles.

La situación de deuda a la que se enfrentan las compañías asturianas comenzó en julio de 2009 y son los negocios realizados con anterioridad a esa fecha los que se ven afectados por los impagos del régimen castrista. Desde entonces las empresas cobran «con normalidad» por los servicios que prestan en Cuba y reciben por sus trabajos una Certificación de Liquidez (CL) que asegura el cobro «a 360 días», como afirmó el presidente de Suministros Electromecánicos, S. A., Antonio Sabino. El empresario, uno de los pendientes de cobro, participó en el encuentro con Carricarti en representación de las treinta y ocho compañías con intereses en la isla.

Los problemas con el peso convertible, la caída de las divisas y la ausencia de ese certificado sobre inversiones anteriores a julio de 2009 son los obstáculos que dificultan, según el Principado, que las empresas asturianas cobren los millones que el régimen de Castro les adeuda. Una de ellas incluso se asoció en una empresa mixta con el Gobierno cubano que desapareció. Según las mismas fuentes, la mitad de su deuda -una de las más abultadas- procede de esta transacción. En 2009 la facturación de las empresas asturianas en Cuba cayó un 40 por ciento, y pasó de 18 a 11 millones de euros. En conjunto y a nivel nacional, las compañías españolas pasaron de facturar en Cuba 770 millones de euros a menos de 500 millones.

La mediación de Álvarez Areces a favor de las empresas asturianas iba a realizarse, en principio, a través del superior a Carricarti, Rodrigo Malmierca. Pero el ministro de Comercio se encontraba ayer en Venezuela, junto a Raúl Castro, en la IX Cumbre de ALBA, la Alianza Bolivariana para las Américas. Antes del encuentro con Carricarti, el presidente asturiano abrió el Foro Empresarial Cuba-Asturias, donde solicitó una mayor «seguridad jurídica» para las compañías españolas que operan en el país. En el mismo acto, el presidente de la Cámara de Comercio en Cuba, Pedro Álvarez, achacó la situación económica cubana al «bloque que el Gobierno de los Estados Unidos mantiene contra nuestro pueblo» y a los «fenómenos asociados con el cambio climático».

Más allá del «carácter empresarial» con el que Areces, el primer dirigente occidental de relevancia que visita Cuba desde la muerte de dos disidentes cubanos que perecieron por llevar a cabo una huelga de hambre, justifica el viaje a Cuba y de las entrevistas institucionales -anoche, hora española, con el primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros del régimen cubano, José Ramón Machado Ventura-, no han trascendido posibles encuentros del presidente asturiano con representantes de los disidentes cubanos. El presidente asturiano ha completado su agenda en La Habana con visitas a varios proyectos de cooperación. El domingo fue el turno de la basílica de San Juan de Letrán y ayer, el del Hospital Salvador Allende.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook