02 de mayo de 2010
02.05.2010

Calvo abandona la secretaría general del sindicato agrario UCA tras 16 años al frente

La organización aborda en junio un cambio de líder al que optan Óscar Gayol, secretario del PSOE de El Franco, y el ganadero cangués Joaquín López

02.05.2010 | 02:00
José Calvo.

Oviedo,


María José IGLESIAS


La Unión de Campesinos Asturianos (UCA), fundada por Honorio Díaz en 1977, abordará un cambio histórico en el congreso que se celebrará el día 9 de junio. El ganadero de Limés (Cangas del Narcea) José Calvo, secretario general desde hace dieciséis años y vinculado al sindicato agrario desde su nacimiento, confirmó ayer a LA NUEVA ESPAÑA que no se presentará a la reelección. Alega que es hora de dejar paso a un nuevo líder.


Al «trono» agrario que deja vacío Calvo aspiran Óscar Gayol, secretario de la Agrupación Socialista de El Franco, y Joaquín López, natural de Cangas del Narcea, propietario de una ganadería en Belmonte de Miranda. Calvo se niega a valorar las candidaturas. Asegura que se mantendrá al margen. «Ante todo, respeto los procesos democráticos. Elegirán los delegados».


El tercer secretario general de UCA desde su fundación tomó la decisión de irse cuando cumplió 65 años el 1 de junio de 2009. «Me encuentro muy bien y prefiero irme ahora, para disfrutar de la lectura, de la familia, de los viajes y del contacto con el medio rural», señala.


José Calvo, orgulloso abuelo de cuatro niños, confiesa que una de sus pasiones es leer tebeos para dormir. «En los últimos años solamente he leído normativas y documentos sobre política agraria. Ahora me voy a resarcir».


Hace unos días comunicó su marcha a la comisión ejecutiva de UCA. Desde entonces el teléfono no ha dejado de sonar en la casa familiar de Limés. «Me da un poco de pena, pero me quedo con lo bueno». Su etapa más dura al frente de UCA fue la que coincidió con el Gobierno del PP. «Nos quitaron las subvenciones y fue duro sacar las cosas adelante».


Calvo, que siempre se ha caracterizado por su defensa de la explotación familiar, base de la ganadería asturiana, asegura que volvería a ser ganadero, pero con matices: «Siempre que los ingresos fuesen los mínimos para sacar adelante a mi familia». Reconoce que se va sin ver cumplido un gran objetivo: «Que en Asturias no se cierre ninguna ganadería más y que los pueblos sigan vivos», explica. Descarta participar en política y asegura que estará a disposición del sindicato para ayudar «siempre que me lo pidan». En estos años su pensamiento político tampoco ha variado: «Sigo siendo socialista».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine