02 de mayo de 2010
02.05.2010

Las eléctricas se enfrentan a pagos millonarios por el incendio de Busindre

La fiscalía atribuye al estado deficiente del tendido que cruzaba la zona el origen de un fuego que afectó a 1.600 hectáreas, el mayor registrado en la región

02.05.2010 | 02:00
Parte de los afectados por el incendio de Busindre, en la zona afectada por las llamas.

Oviedo, Raquel L. MURIAS


El fiscal de Medio Ambiente de Asturias, Joaquín de la Riva, cree que la compañía eléctrica E.On tendrá que pagar millones de euros de indemnización a los afectados por el gran incendio de Busindre, el mayor fuego declarado en la historia reciente de Asturias. Las llamas calcinaron 1.600 hectáreas de monte en el concejo de Valdés en 2006. Según las investigaciones, el fuego partió del tendido eléctrico, cuyo titular era, por entonces, Enel-Viesgo, hoy E.On.


Joaquín de la Riva ya ha enviado el informe del caso al Juzgado para que se inicie el proceso judicial. La fiscalía ha solicitado que el fuego sea calificado de incendio forestal por imprudencia grave, ya que considera que la línea Almuña-Naraval tenía deficiencias graves en el mantenimiento y que no se guardaban las distancias de seguridad exigidas puesto que la arboleda rozaba con el cableado en varios puntos, lo que originó las llamas. «Si hay condena se tendrán que pagar millones de euros porque hay cientos de perjudicados», matizó De la Riva. Los informes periciales encargados por E.On intentan demostrar que, en contra de la postura de la fiscalía, no fueron los cables los que ocasionaron las llamas y que el incendio se originó en un barranco donde no había paso eléctrico. El Principado también defiende que fue el tendido eléctrico el causante de las llamas, así se desprende de los informes de las Brigadas de Prevención de Incendios del Principado de Asturias (Bripas) y del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona).


Han pasado tres años y medio desde que el fuego arrasó el monte valdesano y los afectados exigen indemnizaciones. Según la fiscalía, los responsables del fuego son tanto la empresa titular de la línea como la empresa subcontratada para su mantenimiento. Joaquín de la Riva también cree que en el sistema penal «hay que sentar en el banquillo a una persona con nombre y apellido, es decir, no se puede sentar a la empresa, y aunque la pena por un delito imprudente no va a ser muy importante, la empresa va a tener que hacer frente al pago de los daños». Las dos personas imputadas en el proceso son el jefe de mantenimiento de la línea y un segundo trabajador. Los incendios forestales son el motivo de la mayoría de las denuncias que efectúa la fiscalía de Medio Ambiente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine