18 de mayo de 2010
18.05.2010
40 Años
40 Años
 
Entre ellos Jesús Iglesias y Noemí Martín

Multa de 500 euros cada uno para cuatro dirigentes de IU por coacciones

La sentencia les considera responsables del cambio de cerraduras de la sede y de la contratación de vigilantes para impedir el acceso a miembros del PCA

14.05.2010 | 18:02

El coordinador general de IU de Asturias, Jesús Iglesias; la consejera de Bienestar Social y Vivienda, Noemí Martín y otros dos dirigentes de la coalición han sido condenados al pago de una multa de 500 euros cada uno por una falta de coacciones contra los responsables del Partido Comunista de Asturias (PCA).

La sentencia, que hoy se ha hecho público, absuelve a los acusados del delito de coacciones que les imputaba la acusación particular y les impone el pago de las costas causadas en el proceso judicial, cuya vista oral se celebró el pasado 13 de abril.

La sala de lo civil y lo penal del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA), que vio la causa por la condición de aforados de dos los acusados, absuelve además a los cuatro dirigentes de la coalición, así como al ex diputado Francisco Javier García Valledor, del delito de falsedad en documento privado.

Para el tribunal, la actuación de los acusados en el contexto de la disputa abierta con los responsables del PCA en torno al uso de la sede de este partido en la ovetense Plaza de América, que hasta entonces venía siendo utilizada por IU como arrendataria, debe catalogarse como una coacción leve.

La sentencia considera a los condenados responsables del cambio de cerraduras de la sede y de la contratación de los servicios de una empresa de seguridad que colocó vigilantes en la puerta de los locales para impedir el acceso a toda persona que no figurase en una lista elaborada por ellos.

Los hechos, que para la Fiscalía no eran constitutivos de delito por lo que pidió la libre absolución, tuvieron lugar en mayo de 2007, a raíz del enfrentamiento político abierto entre el PCA, cuya dirección acababa de asumir el sector crítico, e IU.

En los días previos a las elecciones autonómicas de 2007, la nueva dirección del PCA, de la que había sido apartada Noemí Martín, ocupó parte de los despachos de la sede que compartía y tenía alquilada en Oviedo a IU y cambió parte de sus cerraduras.

Días después, IU cambió a su vez la llave de entrada, contrató a una empresa de seguridad y limitó con un listado la entrada a la sede que, finalmente, fue ocupada por militantes del PCA.

Los vigilantes de seguridad que entre el 29 y el 31 de mayo vigilaron el acceso declararon que no utilizaron la fuerza para desalojar a la gente que logró acceder al interior, aunque tenían órdenes de no dejar pasar a nadie al margen de los de la lista.

Uno de ellos reconoció que un dirigente de IU le dijo por teléfono que desalojara la sede aunque fuera por la fuerza, pero que se negó a seguir sus órdenes porque al frente del grupo de ocupantes había una mujer embarazada.

Para la abogada de la acusación particular, las declaraciones de los militantes del PCA y de los vigilantes no dejaban lugar a duda de que "hubo coacciones" por parte de la dirección de la coalición.

La defensa de los imputados se sirvió de la declaración de una administrativa que trabajaba en la sede de IU para ilustrar la tensión que había provocado la ocupación de la sede por el PCA y asegurar que no hubo por parte de IU ni amenazas ni coacciones.

La administrativa declaró que los militantes del PCA ocuparon su despacho, que no les dejaban trabajar y que se vieron obligados a marcharse a otro local unos días antes de las elecciones porque les dieron de baja el teléfono, fax e internet.

El PCE había retirado previamente la acusación particular contra estos dirigentes tras un acuerdo con IU para regular el uso compartido de las sedes -no así el secretario general de esta formación en Asturias, Francisco de Asís Junquera- lo que llevó al TSJA a sobreseer las acusaciones relativas a falsedad documental. EFE

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine